El presidente del Partido Popular de Pontevedra, Rafa Domínguez, acompañado por el concejal popular Pablo Fernández, se reunió ayer con representantes de la Asociación Galega de Técnicos de Emerxencias Sanitarias y del sindicato Unión Federal de Policía para evaluar el impacto del cierre de Reina Victoria en el trabajo y día a día de los profesionales de los servicios de emergencias.

“Nos preocupa las dificultades que ambas asociaciones nos dicen que están atravesando por decisiones que está tomando el Concello. El corte de Reina Victoria entorpece y dificulta la labor policial y sanitaria y, con ello, la seguridad e integridad de los pontevedreses”, subrayó Domínguez al término de la reunión.

“El corte al tráfico de Reina Victoria ha incrementado hasta diez minutos para una ambulancia en una asistencia a una urgencia en el centro de Pontevedra”, ha detallado el presidente popular según el testimonio de los asistentes: “esos minutos son esenciales para salvar vidas”.

“Temeridad”

“Es una temeridad que, ya habiendo demostrado que el corte en esta calle no tiene nada que ver con la seguridad del alumnado del Sánchez Cantón, el Concello no escuche a los que cuidan y nos protegen”, afirmó el portavoz de los populares.