Un paciente del área sanitaria de Pontevedra y O Salnés ha iniciado una huelga de hambre para denunciar el aplazamiento de su intervención quirúrgica en el Hospital Montecelo, que tenía programada para mañana miércoles, una cancelación que le notificaron hoy mismo.

“Los motivos que me llevan a tan drástica decisión son el total desmantelamiento de los servicios sanitarios hasta el punto de que acaban de cancelarme una operación de riñón que tenía programada para dentro de 24 horas”, asegura Marcos Fernández, de 43 años.

“Hoy tuve que ir a Pontevedra para hacerme el test del coronavirus previo al ingreso hospitalario, media hora después me dicen que no hay camas y que la gerencia ha decidido anular todas las operaciones para que todas las camas sean para casos Covid. Yo tenía programada mi operación desde agosto y me lo comunican ahora, de un día para otro”, explica indignado el paciente, vecino de Cambados.

Tiene que ser intervenido de una piedra de 2,3 centímetros en el riñón izquierdo, en el que tiene alguna más. Además de los fuertes cólicos que tiene que soportar, le preocupa el funcionamiento de su riñón y su estado “dentro de tres meses, seis, un año… cuando decidan llamarme y operarme, ¿cuándo va a ser?”.

Esta situación y este maltrato a la sanidad pública le han llevado a presentar ya una reclamación en Montecelo y consultar con un abogado el caso. Hará la huelga de hambre en el hospital pontevedrés, en el que dormirá “en el suelo si hace falta”.