La concejalía de Desenvolvemento Sostible e Medio Natural de Pontevedra, que dirige Iván Puentes, se puso esta mañana en contacto con la Estación Fitopatológica de Areeiro para coordinar una intervención que permita atajar la plaga de hongos que, tal y como denunció la Comunidade de Montes de Mourente, amenaza la vida del histórico carballo de Santa Margarita en Mourente. El edil socialista trasladó a los comuneros que harán "todo lo que esté en sus manos para devolver la salud y conservar en buenas condiciones este ejemplar, que no solo es un árbol senlleiro sino todo un símbolo de nuestra ciudad".

Puentes avanzó que se actuará "con la mayor diligencia posible" realizando cuanto antes una evaluación previa del estado de salud del árbol y estudiando posibles tratamientos y actuaciones. "Tenemos que ver cuál es la gravedad del hongo detectado (además de oídio los comuneros constataron una infección por taphrina Caerulescens) y la posible presencia de otros que se puedan encontrar en las raíces para poder aplicar el tratamiento oportuno". Areeiro ya ejecutó en el pasado acciones destinadas a la conservación de este ejemplar. Además, se llevó a cabo una operación de sostén del árbol mediante la instalación de apoyos para evitar que continuase escorándose y se realizó una actuación de aireado en el asfalto sobre sus raíces, abriendo una serie de huecos que facilitase su respiración.

"Es evidente que el Carballo de Santa Margarida comienza a sufrir los achaques de la edad y probablemente estos hongos no serían preocupantes en un árbol más joven", indicó Puentes. POr este motivo anunció que se va a ejercer una vigilancia permanente y científica y se pondrá el ejemplar "en manos de los mejores doctores posibles" que son los expertos de Areeiro.