La Concellaría do Rural está realizando una nueva plaza pública en la entrada al lugar de Ramallás, en la parroquia de Lérez. Se trata de crear una zona de estancia y encuentro vecinal que está muy próxima al centro de salud, en un espacio expropiado por el Concello en 2018. El proyecto completa una actuación integral, formada por la instalación del saneamiento y pavimentación de todo el lugar de Ramallás y el acondicionamiento del parque; una inversión global que supera los 168.000 euros.

La actuación se encuentra en la carretera Cruceiro, pasado el centro de salud de Lérez y la carretera de Monte Porreiro a Médico Ballina, a la altura del cruce de acceso al lugar de Ramallás. 

Se trata de una segunda fase de actuación en una parcela expropiada por el Concello en el año 2018 por valor de 15.000 euros. Aquella compra se había hecho con el fin de ampliar el acceso rodado a este lugar de la parroquia de Lérez, ya que era muy angosto y con falta de visibilidad, lo que resultaba muy peligroso para peatones y conductores.

La primera actuación consistió, además de la expropiación, en ampliar la carretera y habilitar arcén por uno de los lados del sentido de circulación, creando, a día de hoy, una carretera de doble dirección. Aquella intervención culminó con el asfaltado de toda la vía aprovechando la instalación del saneamiento en el lugar. La inversión fue de 105.300 euros y se finalizó en julio de 2019. 

En aquel momento ya se trabajaba en darle contenido a la parcela recién adquirida por el Concello, proyecto que se puso en marcha en estos días.

En el espacio sobrante de la parcela, el Concello trabaja ahora en la creación de un parque o zona de estancia para el vecindario. Ya está construido un muro de contención con bloques de granito de 4 metros de altura para explanación del terreno; y también se hizo el relleno de la zona.

La propuesta de la concejala de Rural, Pilar Comesaña, contempla la creación una plaza pública con adoquín que estará dotada con recogida de aguas pluviales, canalización de aguas fecales, instalación de 4 farolas led y mobiliario urbano. 

También dispondrá de una baranda que separará los tráficos peatonales de los motorizados y se finalizará con la plantación de un castaño de indias –comúnmente llamada árbol del amor– y una magnolia de flor. Esta segunda fase de intervención tiene un presupuesto de 48.378,03 euros y está previsto que finalice antes de final de año.