El gobierno de Caldas llevará al Pleno del próximo jueves la modificación de diversas ordenanzas fiscales municipales para el próximo ejercicio en las que se contempla la congelación general de las tasas y la aplicación de numerosas rebajas y exenciones en diversos tributos con el objeto principal de beneficiar a algunos de los sectores más perjudicados por la crisis económica de la Covid-19. 

El alcalde, Juan Manuel Rey, destacó que “estamos ante una apuesta clara del gobierno por disminuir la presión fiscal en un momento de dificultad económica, con la que encadenamos 9 años sin subir ningún impuesto ni tasa en Caldas pero, además, introducimos exenciones o reducciones importantes en tributos que afectan al conjunto de la ciudadanía y la aquellos sectores que más están sufriendo las consecuencias de la crisis”. 

Así, el ejecutivo llevará a la sesión plenaria la exención total de las tasas de terrazas y toldos para la hostelería del municipio. Esta medida va de la mano de la posibilidad que se le ofrece al sector de ampliar la cantidad de espacio público que bares y restaurantes pueden usar para incrementar las dimensiones de sus terrazas, aumentando la capacidad al tiempo que se garantiza la seguridad de la clientela dentro de las posibilidades técnicas y legales.

Taxistas

Otras de las ventajas fiscales será aplicada al colectivo de taxistas con la exención del tributo por prestación de servicios por licencia de taxi. La reducción drástica de la movilidad durante la pandemia también afectó significativamente la este sector. 

Por otro lado, las modificaciones fiscales contemplan una rebaja del 50% en el recibo por ocupación de vía pública por parte de los vendedores ambulantes y de la misma cantidad para los praceiros por ocupación de espacio en la plaza de abastos. 

A todas estas ventajas fiscales se suma finalmente la reducción de un 10% para el conjunto de la ciudadanía y las empresas y negocios en el recibo de la basura. Esta bonificación se aplicará ya a partir de este mismo año y es posible gracias a que el Concello se acogió a la propuesta de rebaja del canon de Sogama y cumplió con las exigencias de la iniciativa al aumentar de manera importante en 2019 (en un 32,2%) el reciclaje en el colector amarillo. 

“Llevamos 9 años sin subir ninguna tasa y reforzando los servicios públicos. En una situación de dificultad económica y social como la actual en el gobierno tuvimos claro que este debe ser el camino”.