Volvió por fin el fútbol a Pasarón con solo 300 espectadores y con un Pontevedra que pudo dar más. Comenzó el partido ante el Unionistas de Salamanca con mucha agilidad, ambos equipos se mostraron dinámicos, peligrosos y creando oportunidades, especialmente por parte de Charles y Rufo. El gol de los salmantinos apagó a los de Jesús Ramos que volvieron a pelear con fuerza tras el gol de penalti de Charles, sin llegar a lograr el desempate.

El encuentro empezó con muchas oportunidades para ambos equipos, que estuvieron muy igualados al inicio. Pero llegó en el minuto 32 el gol de los charros, un disparo de Carmona ante el que nada pudo hacer Mario. Fue entonces viniéndose abajo el equipo granate hasta que volvió del descanso. Estaban más enchufados, con aplomo y al contrataque, pero sin efectividad. Mario logró salvar el segundo en un mano a mano con De la Nava y el Pontevedra intentaba marcar el empate.

Fue un penalti tras una falta a Romay la ocasión para que Charles marcara el primer gol a su vuelta. Tras el tanto el equipo granate no paró de pelear por un segundo gol que a punto estuvo de llegar, incluso en el descuento.