Un vecino de As Neves vendió su vehículo a un familiar y este, a su vez, a un tercero, a pesar de recaer sobre el coche una orden de embargo del juzgado dictada en agosto. La Guardia Civil investiga ahora los hechos al poder ser constitutivos de un delito de alzamiento de bienes.

El pasado mes de septiembre, el Juzgado de lo Penal número 2 de Pontevedra ordenó el decomiso del turismo del individuo por un quebrantamiento de condena derivado de la comisión de varios delitos contra la seguridad vial, según ha informado la Benemérita en una nota.

Ante esta situación, el hombre, que había sido juzgado en agosto, decidió anticiparse y traspasarle el coche a un familiar antes de que se consumase el embargo, y este, a su vez, efectuó la venta del mismo a un tercero.

El GIAT (Grupo de Investigación y Análisis de Tráfico) del Subsector de Tráfico de la Guardia Civil de Pontevedra trata ahora de esclarecer lo ocurrido e investiga al hombre por un presunto delito de alzamiento de bienes. El coche, en manos del último adquiriente, ha quedado a disposición del susodicho juzgado, junto con las correspondientes diligencias.