El delegado del Gobierno, Javier Losada, confirmó esta mañana que los trabajos de construcción del primer tramo del paseo marítimo entre Pontevedra y Marín estarán finalizados este mismo año. Se trata de los primeros 1.200 metros de itinerario peatonal y carril bici que conectan el actual paseo hasta Mollavao con la rotonda de Celulosas. Quedará pendiente el segundo tramo que dará continuidad a la pasarela de madera de Plareces hasta esta rotonda. La parte del proyecto más “compleja”, como reconoció el delegado, al discurrir sobre una plataforma que sobrevuela la ría. La previsión es que, si no hay contratiempos, pueda estar lista antes del próximo verano”.

Losada, Larriba y Lores en la visita a las obras del paseo marítimo a Marín.

Losada explicó que, así, en menos de un año podría verse ejecutado un proyecto que “une ayuntamientos y a personas” y se cumpliría con este compromiso que es “una demanda histórica de los vecinos de la comarca”. Losada estuvo acompañado por la subdelegada del Gobierno en la provincia, Maica Larriba; así como por el alcalde de Pontevedra, Miguel Anxo Fernández Lores. Todos ellos pudieron confirmar en una visita a la zona que “el tramo sobre tierra de la senda peatonal con carril bici está muy avanzado” de ahí que esté listo antes de que acabe el año. De hecho, si las condiciones de seguridad de la obra lo permiten, incluso sería posible la apertura del parte del mismo (el tramo más cercano a Mollavao) en cuanto esté terminado esta primera mitad del paseo. Más complejo sería abrir el segundo tramo de la obra, a partir del enlace de la rotonda, dado que el propio paseo es el único acceso hacia el punto en el que continuará la pasarela metálica sobre la ría que conectará con la de madera en Placeres.

Esta pasarela metálica tendrá una longitud de unos 800 metros y pivotará sobre el mar, de ahí que sea la parte de la obra más compleja de ejecutar y en la que podrían surgir algunos contratiempos, sobre todo por las condiciones con las que se pueda encontrar la empresa adjudicataria, San José, en el lecho de la ría.

Lores no descartó que el segundo tramo, por ahora exclusivamente peatonal, pueda ser utilizado por ciclistas y de no ser posible, señala que se están buscando "alternativas"

Se trata también de una pasarela peatonal que, inicialmente, no contaría con carril bici, pero que no se descarta que pueda contar con alguna fórmula para que también pueda ser utilizada para los ciclistas. Es algo que “no descartamos”, según indicó el alcalde. En cualquier caso, Lores explicó que de no ser así habría que buscar “alternativas” para conectar de forma segura Pontevedra y Marín usando la bicicleta.

El proyecto tiene un coste de más de dos millones de euros que es sufragado por el Ministerio para la Transición Ecológica de Gobierno de España.