El de ayer será uno de los días claves para entender la evolución de la pandemia en el área sanitaria de Pontevedra y O Salnés. Solamente en 24 horas, sumó 69 casos nuevos, la cifra más elevada de contagios en un día desde el mes de marzo. El haber superado su propio récord no supone nada bueno, y eso se deja ver tanto en el número total de positivos activos, 538, como en la proliferación de brotes en varias zonas, con Pontevedra, Poio y la zona del Umia a la cabeza.

En el municipio capitalino hay actualmente 191 casos activos de Covid-19, una veintena más que el día anterior, mientras que en el de Poio son ya 41. Ambos municipios fueron incluidos ayer en el nivel 3, el rojo, el de máxima alerta del Sergas en su semáforo de la pandemia. En el caso de la Boa Vila por haber registrado casi un centenar de casos en la última semana. El brote más importante es el del servicio de Oncología del Hospital Provincial, con 13 positivos por el momento: seis pacientes, cinco enfermeras, una doctora y una acompañante de un paciente.

Por su parte, el concello de Marín se mantiene en el nivel 2, el naranja, por registrar entre 14 y 21 casos nuevos en siete días. Tiene, según la información facilitada por el Sergas, 32 casos activos.

Otra localidad que está en nivel rojo es la de A Estrada. Aunque se enmarca en el área sanitaria de Santiago, su proximidad a ayuntamientos como el de Cuntis y Caldas, que sí pertenecen a la de Pontevedra y O Salnés, provoca una importante interacción entre los vecinos de la zona del Umia, en la que, en general, la situación ha empeorado.

Solamente en Caldas, tal y como confirmó a FARO el servicio de Alertas Epidemiolóxicas de la Consellería de Sanidade, se tiene constancia de un brote familiar importado de Valladolid con 12 positivos con ramificaciones en concellos vecinos como Cuntis, en el que hasta el párroco se ha contagiado y otros sacerdotes están en cuarentena.

El alcalde de este último, Manuel Campos, alerta de que hay “más de cien personas en confinamiento”. “La situación es muy grave; cada hora se registra un positivo más”, se lamenta.

El regidor local está visiblemente molesto con la gestión de la pandemia y la información oficial: “nos cuentan una realidad, pero nosotros contamos a toda la gente que reside aquí, en Cuntis, y que es positiva, no solo a los que van al médico aquí”.

La cuestión es que muchos vecinos viven en el municipio pero tienen sus médicos de cabecera en otras localidades, como A Estrada, por ejemplo. Es el caso de la anciana de 73 años que falleció el pasado lunes en el Hospital de Montecelo. También el de otro vecino ingresado en la UCI de Santiago por Covid.

Por otro lado, Campos expresa públicamente el malestar de los vecinos por la demora en la realización de PCR. “Hay mucha gente mayor en el municipio y muchos confinados porque estuvieron en contacto con positivos, y aún así siguen sin hacerles la prueba. Solamente en el colegio hay tres aulas confinadas”, subraya.

En todo caso, desde el Concello de Cuntis se pide a la población prudencia y se apela a la responsabilidad individual e colectiva

Mejoría en Marín

De igual modo se manifestó ayer la alcaldesa de Marín, municipio que ha experimentado una ligera mejoría en los últimos días.

María Ramallo reconoce que “Sanidade no oculta que la situación es preocupante” por lo que ella misma pide que se cumplan “de forma estricta” las nuevas medidas que la Xunta de Galicia anunció ayer a nivel gallego.

Recuerda que es la única manera de “conseguir contener las cifras de contagio, dado que se siguen produciendo positivos todos los días”.

En esta línea, subraya que las reuniones se reducen a un máximo de cinco personas, también en los locales de hostelería, tanto en interior como en terrazas.

“Por lo que nos trasladó Sanidade, la situación no es para nada optimista y si no queremos que las restricciones aumenten y queremos tratar de frenar esta nueva ola, no que da más que cumplir estrictamente las medidas. No podemos relajarnos más”, considera María Ramallo.

Para la alcaldesa de Marín, la responsabilidad debe llevarse no solo al ámbito público, sino también al privado. “Es fundamental”, asevera.

Menos de 20 en Sanxenxo

Otro concello que mantiene las cifras de contagios en los últimos días es Sanxenxo, con 18 casos activos.

De hecho, es el único que no ha permanecido en la zona de restricciones en las que la Xunta incluyó a Pontevedra, Marín, Poio y Vilaboa en el mes de septiembre.

Ascienden a 30 los enfermos hospitalizados

El número de personas enfermas por coronavirus que se encuentran hospitalizadas en el área de Pontevedra y o Salnés ha aumentado a 30. La mayoría están en planta: 19 en el Hospital Montecelo, cinco en el Hospital do Salnés y uno en el Hospital QuirónSalud Miguel Domínguez. Los otros cinco restantes están en un estado más grave, de ahí que necesiten de cuidados intensivos, en la UCI de Montecelo. Desde el inicio de la pandemia, se han curado 2.193 pacientes en el área sanitaria de Pontevedra y O Salnés, mientras que otras 26 perdieron la vida por la enfermedad. La edad media de los fallecidos ha caído en las últimas semanas y es de poco más de 70 años, frente a los más de 80 anteriores. En cuanto a la realización de PCR, desde marzo hasta ahora se han hecho 55.544 en el área sanitaria. A ellas hay que sumar 37.798 pruebas serológicas.