Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Pontevedra se supera en reciclaje: un 51% más en papel y el 19% en envases

Los ciudadanos depositaron en el colector amarillo un 18,69% más de envases que en 2019. En el caso del vidrio el crecimiento ha sido del 16,83%. El objetivo: reducir este año un 10% los envíos a Sogama

Una ciudadana deposita botellas en el colector verde, colaborando con el reciclaje de vidrio.

Una ciudadana deposita botellas en el colector verde, colaborando con el reciclaje de vidrio. // Rafa Vázquez

El reciclaje es, cada vez más, una responsabilidad de todos los pontevedreses, que en los últimos años han multiplicado las acciones para recuperar envases, papel, cartón, pilas y también residuos orgánicos. La más reciente línea de trabajo es el plan piloto de compostaje urbano, implantado hace 3 meses en el centro histórico y que cuenta ya con más de 1.400 vecinos y hosteleros que colaboran para transformar los residuos orgánicos en abono, reduciendo la carga de basuras que soporta la naturaleza.

Como estos vecinos colaboradores, otros miles de pontevedreses han hecho a diario un ejercicio de responsabilidad, gracias al cual la totalidad de los indicadores vinculados al reciclaje experimenta un crecimiento positivo en el último año.

El primer caso son los envases, que se depositan en el colector amarillo. Durante el último año el reciclaje de estos productos ha aumentado un 18,69% de media, con picos como los meses de marzo y abril, cuando se recuperaron, respectivamente 102.720 y 101.520 kilos. En términos absolutos ese periodo vinculado al confinamiento fue el de mayor volumen de recogida, pero porcentualmente fue enero el mejor resultado comparativo, ya que creció un 29,45% con respecto a 2019.

Le sigue marzo, con un aumento del 27,22%, y junio, con un 25,78% de incremento del reciclaje de envases, si bien todos los meses de este año (en este momento están contabilizados los resultados hasta septiembre) arrojan un resultado positivo. El de peor comportamiento fue julio, y con todo las recogidas crecieron un 4,89%.

En total, durante el pasado año los pontevedreses depositaron en los colectores amarillos más de 100 toneladas de envases, una cifra que se espera superar holgadamente en este 2020 ya que al concluir el pasado agosto ya se habían recogido casi 751.000 kilos.

La respuesta ciudadana es aún más positiva en el caso del papel y el cartón, para los que se reservan los colectores azules. En octubre del pasado año el Concello puso en marcha una campaña para potenciar el servicio de recogida de papel y cartón puerta a puerta entre los comercios de la ciudad.

Este plan, destinado exclusivamente a los locales con actividad económica, arrancó en el centro histórico para extenderse posteriormente a toda la ciudad y ha supuesto un salto cualitativo importante en el reciclaje de cartón y papel, que ha experimentado un crecimiento general del 51,75% en el último año.

En los 8 primeros meses del año los ciudadanos depositaron en el colector azul para reciclar 1.144.820 kilos, igualando casi en ese periodo los resultados de todo el pasado año, cuando se retiraron 1,3 toneladas. Como sucede en el caso de los envases, Concello y empresa concesionaria del servicio, Ferrovial, confían en superar holgadamente estas cifras al concluir este 2020.

Los mejores resultados se produjeron en el primer trimestre del año, cuando la recogida selectiva de papel y cartón creció exponencialmente: un 77,14% en enero, un 83,60% en febrero y un 114,61 en marzo con respecto al mismo periodo de 2019.

Por lo que respecta a la recogida puerta a puerta, a partir de la campaña de divulgación llevada a cabo hace un año aumentan significativamente las entregas, pasando por ejemplo de los 11.920 kilos recogidos en enero de 2019 a los 23.730 del mismo periodo de este año.

A pesar de la pandemia, la recogida puerta a puerta no solo no se redujo sino que creció significativamente. Solo se perciben bajones esperables durante el cierre de establecimientos, pasando de los 23.290 kilos reciclados el pasado febrero a los 18.680 de marzo y los 5.520 de abril.

Con la desescalada a partir de mayo las cifras se recuperaron y en todos los meses se recogieron más de 22.000 kilos, con picos como el de julio, con 28.890 kilos.

En general, el Concello prevé reducir este año un 10% los envíos de residuos sólidos urbanos a la planta incineradora de Sogama. A ello contribuirá decisivamente el plan de compostaje, en el que participan ya más de 12.500 vecinos, según las cifras que hizo públicas el concejal de Residuos, Raimundo González Carballo.

El municipio dispone de 25 centros de reciclaje pensados para restos de comidas, de pequeñas podas etc, en general basura orgánica que supone alrededor del 40% de lo que se depositaba en los contenedores con destino a Sogama. Especialmente, interesa en este caso el compromiso de los hosteleros, que generan el mayor volumen de estos biorresiduos.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats