La situación económica derivada de la pandemia sanitaria ha condicionado de forma significativa la ejecución del presupuesto actual. Así, tras la declaración del estado de alarma el pasado marzo, el Concello tomó medidas como el aplazamiento del pago de las tasas e impuestos municipales, así como el pago de 9 millones de euros en facturas pendientes a proveedores con el objetivo de inyectar liquidez a la economía local, además de aprobar diferentes obras públicas.

El gobierno local ha puesto en marcha además del plan "Supera20", las ayudas para que micropymes y autónomos puedan paliar la primera ola de la crisis de Covid-19. El importe destinado a esta línea de subvenciones asciende a un total de 1.250.000 euros y por beneficiario puede alcanzar los 5.000 euros.

Pueden solicitar estas ayudas las personas trabajadoras autónomas, y las entidades de la economía social y micro empresas que empleen a menos de 10 personas y que acrediten que no tuvieron actividad durante el estado de alarma.