José Cela Camiño fue escogido anoche por el pleno de la Corporación municipal de Moraña como nuevo alcalde en relevo de Luisa Piñeiro -que dirige desde hace dos semanas la delegación territorial de la Xunta en Pontevedra- y tomó posesión con el protocolario acto del bastón de mando anunciando que el gobierno va a mantener una línea continuista centrada principalmente en las áreas de obras, empleo, servicios sociales y salud.

“Con la crisis sanitaria de la Covid-19 y sus graves efectos sobre la socioeconomía claro está que el ejecutivo local se va a centrar en los próximos meses, y el tiempo que haga falta, en intentar cuidar al máximo la salud de los vecinos de Moraña y en fomentar la necesaria reactivación”, explicó el nuevo regidor.

Cela fue escogido por mayoría absoluta con los seis votos del PP en la corporación, que podría ser siete se habían habido llegado a tiempo las credenciales de la junta electoral para que se hubiera incorporado Javier Ruibal, y estuvo arropado por su predecesora, Luisa Piñeiro, y por miembros de su familia.

En su intervención, el alcalde comenzó poniéndose a la “absoluta disposición” de los vecinos y mostró su agradecimiento por el apoyo a su familia, a sus compañeros del gobierno local y a Luisa Piñeiro, de la que destacó el “gran legado” que deja tras casi diez años al frente del Ayuntamiento.

“Es un honor, un orgullo y una enorme responsabilidad, pero trabajaré a destajo para estar a la altura y atender lo mejor posible a los vecinos”, señaló Cela, que le tendió públicamente la mano a los dos grupos de la oposición para colaborar, especialmente en la actual situación de pandemia, y para “seguir construyendo la Moraña de progreso y futuro que estamos diseñando desde hace casi una década”.

En cuanto a los ejes de actuación, Cela explicó que en el área de obras se va a seguir con las programadas para lo que resta de año y el próximo 2021, que ya estaban fijadas dentro del cronograma del gobierno, y se va a seguir profundizando en la formación y creación de empleo con el Obradoiro Xóvenes, que arrancará el 15 de noviembre, y con el Programa Integrado de Empleo para los cinco ayuntamientos de la comarca del Ulla-Umia que acaba de conceder la Xunta.

Además, se reforzarán “todo lo necesario” los Servicios Sociales, especialmente por la incidencia de la crisis sanitaria, y se trabajará a destajo en el área de Salud Pública “ya que aunque no tenemos competencias queremos proteger la salud de los vecinos y seguiremos con limpiezas, desinfecciones, colaboraciones o el protocolos para aportar nuestro grano de arena en la contención del coronavirus”.