Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

"Hay familias que no pueden asumir las cuotas del Plan Madruga y el comedor"

Un grupo de madres y padres pontevedreses denuncian el incremento de hasta 40 euros en estos servicios - Critican la falta de empatía de las ANPA con las unidades familiares

Noelia Justo y Ana María Vieira.

Noelia Justo y Ana María Vieira. // Rafa Vázquez

Tras haber hecho malabares para conciliar su vida familiar y laboral durante todo el mes de septiembre ante la carencia de los servicios de comedor y Plan Madruga en aquellos centros educativos en los que estos son gestionados por la Fanpa, las familias pontevedresas y de la comarca se encuentran ahora con el hecho de tener que afrontar una importante subida de precios que repercute sobremanera en su economía doméstica.

En representación de más de una veintena de familias de la ciudad, Noelia Justo y Ana María Vieira denuncian una situación que en su opinión "es injusta", puesto que "hay muchas familias que no pueden asumir estas cuotas del Plan Madruga y del comedor".

En este sentido, critican, por una parte, la falta de empatía de las Anpas y de la Fanpa con las unidades familiares, puesto que tras un mes sin este tipo de servicios en algunos centros educativos de Pontevedra y la comarca, ahora deben afrontar un incremento de hasta 40 euros por niño en el caso de que sean necesarios ambos servicios.

Hasta la fecha, la cuota para un escolar que hiciera uso del comedor todos los días y del Plan Madruga con desayuno era de 75,60 euros y 44,92 euros mensuales, respectivamente. Sin embargo, este curso los precios parten de 106,37 euros por el comedor y 73,65 euros el Madruga con almuerzo.

A este respecto, indican que la Federación de Anpas justifica esta subida apelando "a la necesidad de contratación del personal derivado del protocolo; en el comedor puede llegar a entenderse, pero en el Madruga que un desayuno llegue a costar casi 80 euros es increíble. Además, el número de niños en este servicio es insignificante con respecto al comedor", señalan estas pontevedresas. A mayores, señalan que mientras que en los gestionados por la Xunta el precio es de 4,50 euros al día, "nosotras desconocemos cuánto no sale al día al tener que hacer un abono mensual".

Por otra parte, ambas madres manifiestan el malestar existente entre las familias ante la desinformación por parte de los organismos competentes. Así, comentan que a tres días de que se reanuden los servicios, "desconocemos los protocolos y los horarios".

Ana María Vieira cuenta que ni el martes ni ayer pudo ir a su puesto de trabajo debido a que tenía que ocuparse de su hija y comenta que, mientras que ella trabaja a jornada partida, su marido tiene hasta tres turnos diferentes, con flexibilidad horaria pero inviable sin los servicios Madruga y de comedorpara conjugar vida familiar y laboral. Apunta que "no existe tal conciliación, y tal y como está hoy en día la situación laboral, tener que hacer frente a la carencia de estos servicios o a su elevado coste, supone un gran esfuerzo".

En el caso de Noelia Justo, una reducción de jornada le supondría 500 euros menos en la nómina, casi el precio que deberá pagar este año por llevar a sus dos hijos a los servicios del comedor y el Plan Madruga.

Entre los precios fijados para este curso y que algunas de las unidades familiares cuentan con más de un menor escolarizado, no descartan que "muchas se vean obligadas a darse de baja de estos servicios que son imprescindibles ".

Compartir el artículo

stats