El BNG registró ayer iniciativas parlamentares en las que reclama a la Xunta que reduzca la velocidad a 30 e instale medios físicos de calmado para evitar los atropellos de peatones que se producen de manera reiterada en la Avenida de A Barca, en la PO 308.

Además de estas medidas urgentes, el BNG reclama que el Gobierno gallego impulse, en coordinación con el Concello de Poio, medidas a medio plazo como un proyecto de urbanización de la avenida de A Barca y la construcción del vial de conexión entre la PO 308 y la carretera de la Vilagarcía por O Vao.

Según explica el diputado nacionalista, Luis Bará, en la iniciativa inscrita ayer, "la PO-308 es una carretera que tiene una elevada intensidad de tráfico y que atraviesa núcleos de población y zonas urbanas de los municipios de Poio y Sanxenxo, con una alta densidad poblacional y una intensa actividad económica y social".

Para el BNG, todos estos factores hacen que sea una carretera "peligrosa, con una alta siniestralidad viaria y una cifra muy elevada de accidentes de tráfico, que provocaron numerosas víctimas mortales y personas heridas." Especialmente preocupante para Bará, es el "alto número de atropellos de viandantes y ciclistas que se producen en esta carretera".

El diputado del BNG considera que "si bien la Xunta está llevando a cabo actuaciones de mejora de la seguridad en esta carretera, la realidad es que se trata de actuaciones parciales en determinadas zonas".

Resalta que la avenida de A Barca es un tramo "muy peligroso que precisa de actuaciones urgentes".