Bajo el lema "pola conciliación, polos postos de traballo, pola saúde de tod@s", la Rede Familias Pontevedra, asociación en la que se incluyen aquellas unidades familiares afectadas por la supresión de los servicios de comedor y Plan Madruga en los centros educativos de la ciudad capitalina, celebrará el próximo jueves, día 1 de octubre, una cacerolada en el centro de la ciudad para reclamar la reanudación de dichos servicios.

Hace dos semanas, padres y madres de menores escolarizados en Pontevedra ya reclamaban una solución ante la falta de estos servicios que son fundamentales para su conciliación con la vida laboral. Así, presentaron por Registro las correspondientes demandas en el Concello y en Educación.

A fecha de hoy, aseguran que todavía no han recibido respuesta por parte de ninguna de las dos administraciones y ante el anuncio de la Federación Provincial de Anpas de Pontevedra (Fanpa), que la semana pasada reconocía que veía "imposible" reanudar el servicio de comedor y Plan Madruga el próximo 1 de octubre, han decidido emprender una serie de protestas y movilizaciones que darán comienzo este jueves en la Praza da Peregrina, a partir de las 18.30 horas, con una cacerolada.

Así, más de una veintena de familias se han unido para denunciar que la decisión de no ofertar dichos servicios "atenta gravemente con el derecho a la conciliación familiar" y alertan de la "desesperación" que implica, puesto que en la mayoría de los casos ambos progenitores trabajan, "de manera que exigimos que se nos de con extrema urgencia una solución, ya que la otra alternativa sería abandonar nuestros puestos de trabajo".

Protocolo específico

En numerosas ocasiones, la Fanpa reiteró su voluntad de seguir organizando estos servicios para este curso, pero recordando que esta decisión estaba condicionada a que existiera un "compromiso público" de la Consellería de Educación para compensar a las familias de los incrementos de coste de los servicios por las medidas de adaptación al contexto de la Covid-19, además de la aprobación de un protocolo específico que recogiera las necesidades de ambos servicios por parte de la Xunta de Galicia.

El pasado miércoles, día 23 de septiembre, el Ejecutivo autonómico publicaba un protocolo para comedores que, según la Fanpa, no reunía "los contenidos mínimos que consideramos necesarios para desarrollar los servicios", siendo precisamente uno de los principales motivos para rechazar dicho documento la no inclusión del Plan Madruga.

Ante esta situación y a petición de la propia Xunta de Galicia, la Federacións de Anpas remitió a la Administración autonómica al día siguiente un protocolo específico para los Madruga y comedores gestionados por la Fanpa y reconocían que "si la Xunta lo valida esta semana, los servicios podrían comenzar el lunes 5 de octubre".

Asimismo, desde la directiva de la federación también se indicó que "en caso contrario, tendría que posponerse la fecha de comienzo propuesta para el inicio de dichos servicios" e insistieron en que "la fecha se confirmará en el momento en que tengamos dicha validación", concluyeron.