La asociación de vecinos "San Roque" se muestra contrario al cierre al tráfico de la calle Reina Victoria al entender que "ocasionará más problemas en una zona ya afectada por el abandono". En este sentido, recuerdan la "peligrosidad" existente que creen que se acentuará al no pasar vehículos.

Apuntan, además, que las calles Palamios y San Roque de Abaixo no disponen de aceras lo que hará más peligrosos estos tramos al aumentar el tráfico por ellas.

También resaltan que "el barrio de San Roque es el más sucio de la ciudad y mencionan el "vertedero de basura que hay entre el hotel Abarca y las guarderías O Toxo y Bamby".

Esta asociación vecinal propone al Concello que eliminen algunas de las prohibiciones al tráfico en zonas de entrada a la ciudad y se creen aparcamientos disuasorios para vecinos y visitantes.

Posicionamiento del PP

Por su parte, el portavoz del grupo municipal del PP, Rafael Domínguez, solicitó ayer sábado la reapertura de la calle Reina Victoria al tráfico "mientras no se demuestre que el corte es viable y factible". Domínguez, que ya se ha reunido con diferentes colectivos afectados, ha supeditado cualquier corte en el callejero a "un estudio técnico independiente": "Sin estudios de cómo afecta la medida al tráfico y sin un plan de movilidad no podemos pedir otra cosa que la reapertura de manera inmediata y la eliminación de los bolardos".

En esta línea, Domínguez ha presentado una moción que defenderá en el próximo Pleno en la que exige, ante un corte de cualquier vial, "un estudio técnico independiente: "No estamos dispuestos a ver cómo ordenan el cierre de una arteria principal de acceso y salida de la ciudad sin un documento que acredite que el mismo es viable, sin ofrecer alternativas al trafico rodado, y sin consensuar con los afectados. Urgimos al Concello a recapacitar y dar marcha atrás".