Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Programan PCR masivas en Avigal-Campañó tras dos positivos en los test serológicos

Intentan reducir el riesgo de nuevos contagios múltiples - La Xunta evita informar del número actual de infectados en el brote de la planta de Cambados, que permanece cerrada

Trabajadores en las instalaciones de Avigal, el viernes por la mañana.

Trabajadores en las instalaciones de Avigal, el viernes por la mañana. // Iñaki Abella

Las consecuencias del brote de coronavirus que ha estallado en la planta de Avigal en Cambados traspasan con mucho los muros de la fábrica. Los contagios han afectado a Vilagarcía y Vilanova -dos municipios sujetos a restricciones, en parte por culpa del brote-, y han obligado a la administración a fijarse también en la otra factoría de la empresa, situada en Campañó (Pontevedra). El Sergas y la firma han acordado realizar un cribado masivo de pruebas PCR a las más de 100 personas que integran la plantilla de Pontevedra, y empezaron a pasarlas ayer. Está previsto que hoy domingo continúen haciéndolas.

Estas PCR son más importantes si cabe puesto que hay sospechas de que también hay riesgo de propagación del virus en la sede de Pontevedra. A principios del mes de septiembre estuvo de baja por coronavirus un trabajador, y fuentes vinculadas a Avigal explican que el pasado lunes, día 21, se le hizo a toda la plantilla el test serológico en una clínica privada de Pontevedra, dando positivo dos trabajadores. Ambos fueron enviados a casa.

Pero ahora el margen de error es muy corto, tras la controvertida gestión del brote de Cambados, que está teniendo consecuencias sobre la salud y la economía de buena parte de los habitantes de O Salnés. Según datos oficiales de la Xunta, el viernes había 95 personas infectadas o en cuarentena, 75 de las cuales eran trabajadores y 20 familiares o contactos suyos. Ayer sábado, sin embargo, el Sergas se negó a actualizar los datos.

Los primeros trabajadores de Avigal-Cambados que enfermaron de Covid-19 empezaron a sufrir los síntomas el fin de semana del 12 y el 13 de septiembre. El lunes 14, la empresa envió a casa a algunos trabajadores que habían estado en contacto con los enfermos, pero siguió funcionando.

El martes 15, el Ayuntamiento de Cambados recibió una llamada anónima, alertando de la situación en Avigal, y el Concello envió a la fábrica a sendas patrullas de la Policía Local y la Guardia Civil. Allí, los responsables de la planta informaron de la existencia de cuatro infectados, y les dijeron que estaban aislados en casa. El Ayuntamiento avisó al Sergas.

La empresa siguió trabajando y encargó los test serológicos para toda la plantilla. El viernes se conocieron los resultados de los mismos, y arrojaron otros cuatro positivos.

El fin de semana del 19 y el 20 de septiembre, el Sergas hizo las PCR a todos los operarios de Cambados, y el lunes comunicó a la empresa que había 52 contagiados.

Inmediatamente, Avigal aplicó una reorganización del trabajo, reduciendo su producción un 60 por ciento, y contratando algunos operarios nuevos para cubrir las bajas a través de empresas de trabajo temporal.

Pero el daño ya estaba hecho, puesto que decenas de operarios infectados estuvieron haciendo vida normal en la fábrica y en sus casas durante varios días al demorarse los resultados de las PCR del Sergas más de una semana desde que se originó el foco infeccioso. En esos días, el brote se desbocó.

Compartir el artículo

stats