Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las empresas locales, muchas acogidas al ERTE, alertan del "descontrol" en su pago

"Hay trabajadores que no lo han cobrado, hay mucho desconcierto en la tramitación y se empiezan a ver las consecuencias", advierte el presidente de Aempe, José María Corujo

Negocios cerrados en una calle de Pontevedra.

Negocios cerrados en una calle de Pontevedra. // Gustavo Santos

Los expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE) a los que se acogieron la mayoría de empresas de Pontevedra -más del 90% desde la declaración del estado de alarma el pasado marzo, según las organizaciones empresariales de la ciudad-, siguen a día de hoy generando "desconcierto" entre el empresariado local, como indica el presidente de la Asociación de Empresarios de la Mediana y Pequeña Empresa de la Provincia de Pontevedra (Aempe). José María Corujo afirma que esta prestación se sigue tramitando "entre el descontrol y el desconcierto", ya que se dan casos de trabajadores que aún no lo han cobrado, de empresas en las que unos empleados lo perciben y otros no, o los casos en los que una compañía ha retomado la actividad con solo una parte de la plantilla, por lo que los trabajadores que continúan en el ERTE se han quedado sin prestación como si hubiesen vuelto al tajo.

Casuísticas

Se están dando todo tipo de casuística entre las empresas que han estado o continúan acogidas a un ERTE -explica Corujo Seguido-, que al margen de los trastornos para la administración de las compañías está empezando a generar problemas sociales respecto a los afectados "cuyas consecuencias se empiezan a ver", advierte el presidente de Aempe. "Tienen que ponerse un poco al día con todo esto porque hay gente que ya lo está pasando muy mal", pide Corujo a la Administración pública.

El colectivo que representa a las pequeñas y medianas empresas de la provincia admite que esta regulación se está generando en medio de una situación de excepcionalidad, motivada por la crisis del coronavirus, que puede suponer cambios de criterio a medida que se desarrolla la pandemia, pero "el SEPE está dando vaivenes" que complican la vida aún más al empresariado local.

Despachos profesionales, consultoras y gestorías se han visto obligadas a gestionar varias veces en los últimos meses las mismas prestaciones, debido a que el modelo ha ido cambiando con una agilidad inusual.

"La tramitación de los ERTE se tuvo que hacer varias veces en los últimos meses porque de un día para otro cambiaba el modelo, fue un sin vivir", afirma José María Corujo. Pero "las empresas y la economía miran de frente y necesitan un modelo firme", añade el portavoz de la pequeña y mediana empresa de Pontevedra. Y aunque la situación es excepcional y muchas de las circunstancias ocurridas no estaban previstas "técnicos los hay y muy buenos en la Administración", apunta Corujo, para reclamar un mayor nivel de seguridad en este ámbito.

Hostelería

En Pontevedra muchas empresas continúan en ERTE. Entre las más afectadas están las dedicadas al sector de la hostelería. Los profesionales de este sector demandan a la Xunta un plan de rescate específico y proponen, entre otras medidas, ayudas a fondo perdido, o bien piden a las distintas administraciones mantener los ERTE, exonerarles de pagar tasas de basura así como los suministros de agua y luz mientras sus negocios permanecen cerrados, o que se reduzca su IVA.

En el sector de la hostelería, principalmente en el ámbito del ocio nocturno, muchos llevan meses sin trabajar y otros lo hicieron con unas limitaciones que no les da para remontar la crisis generada por la pandemia.

Los ERTE por causa de fuerza de mayor fueron prorrogados en última instancia hasta el 30 de septiembre pero ahora se negocia una extensión hasta finales del próximo enero. Si bien la ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, ya avisó que seguirán en vigor "mientras sean necesarios", no se ha aclarado qué sectores quedarán cubiertos por este tipo de protección y cuáles no, con especial énfasis en casos tan castigados como el turismo y el ocio.

Desde que se declaró la pandemia sanitaria, el pasado marzo, los colectivos que reúnen al empresariado local, como la Asociación de Empresarios de la Pequeña y Mediana Empresa de Pontevedra (Aempe) o la Asociación de Jóvenes Empresarios (AJE), estimaron que más del 90% de las empresas pontevedresas aplicarían un Expediente de Regulación Temporal de Empleo. Muchas no han salido de él y otras piden ya que se prorrogue.

En el caso de las compañías más grandes y ante la previsión de una prórroga hasta enero de 2021 de los ERTE, se están empezando a solicitar a gestorías y despachos profesionales la tramitación de jubilaciones anticipadas para el personal que pueda acogerse a ello. La consultoras esperan un aluvión de este tipo de tramitaciones en la recta final de 2020 y el comienzo del año siguiente.

Compartir el artículo

stats