La paciencia de las familias ha llegado a su límite. La noticia de que la puesta en marcha del comedor escolar se pospone al menos hasta el 5 de octubre no les ha sentado nada bien.

Son muchos los esfuerzos que tienen que hacer para poder conciliar sus vidas personales y laborales y en las horas en las que sus hijos deberían estar en los centros educativos con el Plan Madruga o el comedor escolar las madres y padres están tirando de favores de familiares, entre ellos los abuelos, con el riesgo que esto conlleva en plena pandemia.

En las redes sociales comienzan a pedir movilizaciones en la calle para que el acuerdo avance por el bien de todos.