El concejal de Desenvolvemento Sostible e Medio Natural, Iván Puentes, propuso a la asociación Pedaladas colaborar en el diseño de una ruta que permita unir la senda Vilagarcía-Portas con la futura vía verde entre Pontevedra, Pontesampaio y Arcade, a través del antiguo puente ferroviario sobre el Lérez, la Ruta Xacobea y otros caminos preexistentes empleados por los ciclistas. La idea se puso sobre la mesa ayer, durante un encuentro que el edil socialista y el teniente de alcalde y concejal de Educación, Tino Fernández, mantuvieron con el portavoz del colectivo ciclista, Quique Pérez, quien recogió el guante de esta propuesta y se comprometió a trazar un boceto de las rutas que permitirían salvar los aproximadamente 17 kilómetros que separan Portas de Lérez.

No obstante, tal y como constató Puentes, salvo en el tramo de A Portela (en Barro), entre ambas localidades "no hay prácticamente ninguna zona de vía vieja de ferrocarril que esté en desuso", pero "sí que a través del Camino de Santiago, de otros caminos forestales, vías e infraestructuras preexistentes, es posible llegar hasta Pontevedra y proyectar la inserción en esa futura senda verde hasta Pontesampaio y Arcade del antiguo puente del ferrocarril entre Lérez y Monte Porreiro, que ya tenemos cedida al Concello y que vamos a poner en valor, y finalmente conectarla con la estación de trenes de la ciudad".

"Lograr la vía verde entre Pontevedra y Arcade es un objetivo importante, pero creemos que hay que darle un sentido mucho más amplio. Tenemos aquí al lado a los ayuntamientos de Vilagarcía, Portas y Caldas, que están trabajando muy activamente en esa fantástica idea de la vía verde hasta Portas, y a nosotros nos gustaría conectarla con la futura senda verde a Arcade. Para eso, ya que ellos conocen perfectamente todas las trazas de caminos antiguos, pedimos a Pedaladas que nos ayude con una propuesta que sea asumible para el tráfico ciclista y peatonal", explicó el concejal de Desenvolvemento Sostible.

Quique Pérez se mostró "contento" de que se vayan a dar los primeros pasos de cara a destinar el viejo puente del tren de Monte Porreiro a tránsito peatonal y ciclista y que también se plantee la conexión entre Portas y Lérez, como parte de la futura senda verde prevista.