Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los adolescentes se conciencian y no dan tregua al Covid en el regreso a las aulas

Los estudiantes de ESO, Bachillerato y FP respetaron estrictamente los protocolos en los institutos - Mucho más relajados se les vio en el exterior de los edificios y recintos

Estudiantes en la presentación del curso en el paraninfo del IES Valle Inclán. // Rafa Vázquez

Con absoluta normalidad comenzaron ayer las clases en los institutos y centros de FP de la comarca de Pontevedra, un inicio de curso marcado por la pandemia de la Covid-19 y en el que no faltaron las por protestas del profesorado y los sindicatos en la calle reclamando a la Xunta más medios para poder garantizar la seguridad de toda la comunidad educativa.

El alumnado acudió a las sesiones de presentación de mañana y tarde en sus respectivos centros y respetando estrictamente las medidas una vez que se encontró en el interior de los edificios o de sus recintos, guardando las distancias de seguridad y utilizando las soluciones hidroalcohólicas.

Imágenes muy diferentes son las que han dejado los chavales en el exterior, donde la mayoría de ellos se comportó como si el coronavirus nunca hubiera llegado a nuestras vidas, especialmente en lo relativo a la distancia social. En la acera de acceso al IES Sánchez Cantón, el apelotonamiento de los menores fue tan sangrante que incluso aquellos vecinos más críticos con la decisión del Concello de Pontevedra de cortar desde hoy al tráfico la calle podrían haber cambiado de opinión solo con verlos.

Este curso hay matriculados cerca de 10.500 estudiantes de la ESO y Bachillerato en la comarca, casi 6.000 solamente en el municipio de Pontevedra. A ellos habría que sumar los de Formación Profesional, cuya matrícula todavía se mantiene abierta.

El de ayer fue el primer día para los alumnos de primero y segundo de la ESO y de primero de Bachillerato y de FP de grado medio y superior. Hoy comienzan los de tercero de la ESO, segundo de Bachillerato, segundo de FP y, finalmente, mañana viernes lo harán los estudiantes de cuarto de la ESO y todos los cursos de FP básica.

Lo primero, la seguridad

En general, las direcciones de los centros se muestran satisfechas con el discurrir de este primer día.

"Estamos gratamente sorprendidos, sobre todo después de todo el estrés pasado, por el cumplimiento de las normas y el respeto de las distancias, etc. El alumnado está muy concienciado y es algo que les agradecemos tanto a ellos como a las familias", afirma David Alvariño, director del IES Frei Martín Sarmiento.

"Este ha sido uno de los inicios de curso más estresantes de muchos años, y sin embargo ha sido la entrada a las aulas más ordenadas", celebra sorprendido.

De igual modo se manifiesta Manuel Hermo, director del CIFP Carlos Oroza, que informa de que el primer día se desarrolló "dentro de la normalidad".

"Sabemos que va a ser un curso totalmente atípico, pero para nosotros lo primero es la seguridad y la salud. Intentaremos centrarnos en eso y en que la formación académica no se vea mermada", anuncia.

En cuanto al IES Sánchez Cantón, que estos días ha sido noticia por las protestas de familias de alumnos de Bachillerato que se oponen al sistema de clases semipresencial que Educación ha establecido en el centro, también desarrolló su primer día con normalidad, tal y como confirmó su directora, Rocío Viéites.

El centro es uno de los que más alumnado tiene del municipio, con cerca de un millar de chavales, de ahí que al encontrarse en una zona no peatonal, y con las nuevas normas de acceso al recinto, se formen importantes aglomeraciones de chicos en la acera. Eso sí, una vez traspasada la valla, los estudiantes cumplieron de diez las medidas de distanciamiento e higiene.

Compartir el artículo

stats