Un camionero con un tráiler llevaba una conducción errática por la autopista AP-9, a la altura de Vilaboa (Pontevedra) y sus extrañas maniobras en zigzag llamaron la atención de la Guardia Civil, que le dio el alto sobre las 12.30 horas del lunes.

Tras identificar al conductor, se le requirió para realizar la prueba de alcoholemia, resultando dar una tasa de 1,05 mg/l en aire espirado, lo que supone una tasa siete veces mayor a la máxima permitida para este tipo de vehículos que es de 0,15 mg/l en aire espirado.

Por ello está siendo investigado por un delito contra la seguridad vial, siendo remitidas las diligencias al Juzgado de Guardia de Cangas.

Por este hecho, de ser considerado culpable por la Autoridad Judicial, puede enfrentarse a pena de prisión de 3 a 6 meses, multa de 6 a 12 meses o trabajos en beneficio de la comunidad de 31 a 90 días. En todo caso, lleva aparejada la privación del derecho a conducir vehículos a motor y ciclomotores por tiempo superior a uno y hasta cuatro años.