La reordenación del espacio urbano, con el objetivo de mejorar la coexistencia entre peatones y tráfico rodado, es uno de los ejes que vertebran la política del gobierno local de Marín, que en los últimos años ha logrado habilitar 600 nuevas plazas de estacionamiento en los diferentes aparcamientos disuasorios que hay en el entorno del casco urbano.

En la mañana de ayer, los concejales Elisa Dopazo, Manuel Santos y Marián Sanmartín, acompañados por los técnicos municipales, visitaron las nuevas parcelas que se negociaron con sus propietarios para crear en ellas un nuevo aparcamiento disuasorio, que suman otras nuevas 50 plazas a las 600 existentes.

Mil metros cuadrados

Este nuevo aparcamiento disuasorio está ubicado en Jaime Janer número 68, y ocupará dos parcelas que ocupan un total de 1.000 metros cuadrados. Su cesión por parte de los propietarios se logró después de las negociaciones iniciadas por el gobierno local, que asegura que sigue buscando nuevos espacios que dedicar a esta finalidad, con el objetivo de poner a disposición del vecindario plazas en las que dejar el vehículo que estén cerca del casco urbano.