La subdelegada del Gobierno en Pontevedra,Maica Larriba, mantuvo ayer un primer encuentro con el nuevo alcalde de Vilaboa, César Poza, así como con la concejala Carme Gallego.

Tras desear al nuevo regidor todos los éxistos posibles en su gestión, ambos examinaron distintos temas de interés para el ayuntamiento como es la situación de las obras de la A-57 en el término municipal. Larriba ya se había reunido hace meses con el anterior regidor, Francisco Costa, para abordar las mejoras en el nudo que conectará AP-9, Nacional 550, Nacional 541 y la propia A-57.

La subdelegada del Gobierno informó a Poza de que desde Fomento están analizando las alegaciones presentadas en la última reunión mantenida con el anterior alcalde. Larriba sí le avanzó que en la actualidad el Miniserio "realizará una solicitud de orden de estudio para las actuaciones de mejora de la permeabilidad en los márgenes de la Nacional 550 tal y como solicita el Concello, de manera que se pueda garantizar el tránsito peatonal y de maquinaria agrícola". "Este trámite es el paso previo para la redacción de un proyecto definitivo", indicó Larriba.

Por último, el alcalde y la subdelegada acordaron la celebración de una junta local de seguridad, a la mayor brevedad posible, para abordar diversas cuestiones entre ellas las derivadas de las restricciones impuestas por la Xunta como consecuencia del crecimiento del número de casos de positivos por la Covid-19. Ambos dirigentes mantendrán un canal de comunicación constante.