Fomentar la "reactivación" de la actividad física al aire libre en los barrios y parroquias de Pontevedra y combatir la amenaza del sedentarismo en estos tiempos de pandemia son los principales objetivos del programa municipal "Saúde na Rúa", promovido por la Concejalía de Deportes, Actividad Física y Salud en colaboración con el colectivo Fai Deporte.

La iniciativa del teniente de alcalde, Tino Fernández, está pensada para que ciudadanos de todos los grupos de edad y estados de forma "retomen el gusto por la práctica deportiva y sean conscientes de su vital importancia a la hora de mantener una salud fuerte en la actual situación", y dará comienzo este sábado, día 19, en la pista deportiva de la Plaza Marqués de Valterra, en Estribela, en horario de 12:00 a 14:00 horas, "en grupos muy reducidos y manteniendo los más estrictos protocolos de seguridad".

Tal y como explica el edil de Deportes, el proyecto nace "con vocación de continuidad", estando prevista inicialmente una programación de cuatro fines de semana: tras Estribela, les tocará el turno al barrio de Monte Porreiro y a las parroquias de Pontesampaio y Santa María de Xeve. "Si la cosa funciona y la gente se anima -avanza- seguiremos llevando el plan Saúde na Rúa por otros lugares del municipio.

Para participar será necesario realizar inscripción previa a través del teléfono 672 63 23 60 o de la dirección de correo electrónico "saudenarua20@gmail. com".

El concejal socialista señala que el programa Saúde na Rúa "tiene un carácter inclusivo, está pensado para que pueda participar todo el mundo", desarrollando "una actividad física muy básica y sencilla acompañada por música y que integrará disciplinas como la gimnasia de mantenimiento, el pilates, la zumba o el aeróbic".

Según aclara, "la idea es ir retomando poco a poco la actividad física, que la gente que se apunte pueda probar un poco de todo y realizar un deporte saludable, sin que las limitaciones físicas de estar sin hacer ejercicio durante mucho tiempo impidan su participación".

Aunque este programa estaba pensado inicialmente para grupos de 25 personas, la situación sanitaria obligará a aplicar mayores restricciones, celebrando dos o tres aulas de entre 30 y 40 minutos y grupos de 10 participantes. La duración estará en función de la gente que se inscriba.

"Las medidas de seguridad serán máximas", asegura el teniente de alcalde-, con gel hidroalcólico, tomas de temperatura y mantenimiento de la distancia de seguridad".