El concejal del Partido Popular de Pontevedra Pablo Fernández, acompañado del presidente del Partido Popular de Pontevedra, Rafael Domínguez, se ha reunido con la directiva de la ONCE en la ciudad para abordar la nueva Ordenanza de Mobilidade e Utilización dos Espazos Públicos del Concello. Los populares han compartido con la ONCE la necesidad de "corregir el texto de la nueva Ordenanza y revertir la exclusión que provoca el mismo con las personas con dificultades visuales. Necesitamos asegurar sus desplazamientos habituales por la ciudad de manera independiente y con las suficientes garantías".

"La norma no puede dejar a nadie atrás, debe contar con todo el mundo y no discriminar", ha dicho Fernández. Uno de los puntos a tratar fue la ausencia de referencias para mantener la orientación, localizar puntos de cruce seguros y alinearse correctamente. "El Concello tiene aquí una asignatura pendiente. Sin ir más lejos, la reforma del Puente de O Burgo no cuenta con el pavimento homologado ni a nivel nacional ni a nivel autonómico. Personas con visibilidad reducida no saben cuándo termina el puente y comienza la carretera".

Sobre los pasos de peatones, los asistentes han evaluado el "importante déficit de accesibilidad que viene a provocar situaciones de riesgo y desorientación": "En la mayoría de las ocasiones la dificultad viene derivada por la utilización de un pavimento señalizador inadecuado, sin el relieve suficiente para que pueda detectarse tactilmente mediante un bastón de movilidad. En la norma no se tiene en cuenta estas demandas sociales, apartando así de nuestro desarrollo humano las necesidades de las personas con dificultades visuales", afirman.