Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El piragüismo y Portonovo van de la mano

Los deportes náuticos suman aficionados que se enganchan a la piragua

Un niño porta la piragua. // Gustavo Santos

El verano es el momento perfecto para iniciarse en los deportes acuáticos, que se hacen más apetecibles con las buenas temperaturas. Paddle surf, kayak, piragüismo o surf son solo algunos de ellos. Durante la época estival el Club de Piragüismo Portonovo multiplica exponencialmente sus deportistas con una multitud de niños y niñas que quieren probar este deporte en aguas de la playa de Baltar.

Lucas Arias y sus compañeros de clase, que se hacen llamar "los bichitos" son algunos de los nuevos socios del club. Su madre, Inés Iglesias explica que ya que este año no se realizó el campamento al que suelen ir, se decantaron por esta opción al tratarse de "un deporte muy completo".

"Ha sido un descubrimiento para todos. Empezaron a finales de junio y van a seguir durante todo el año. Les encanta el ambiente de compañerismo, el ejercicio, porque no solo entrenan en el agua, y las competiciones", comenta la madre. Destaca que ve un aprendizaje en cuanto a disciplina y cuidado del material. "Además viviendo donde vivimos, sería un pecado no aprovechar para hacer deportes de agua", añade Iglesias.

Desde el agua, algunos padres observan cómo sus hijos disfrutan entre risas y aprenden a manejarse en este deporte bajos las instrucciones de José Manuel Vallejo, entrenador del club. El técnico señala que este está siendo un verano donde han tenido que colgar el cartel de "completo". "Si tuviéramos más embarcaciones más gente tendríamos, hay más actividad incluso que otros años", apunta. Y es que los condicionantes de la pandemia han hecho que el piragüismo sea una de las mejores opciones del verano: "El deporte náutico es individual, no hay contacto físico y es fácil mantener la distancia, con lo que la gente se anima".

Ya desde el mes de junio el club aumentó la actividad que repuntó en julio con algunos veraneantes que también querían probar este deporte.

"El verano hace de gancho para la base de todo el año e intentamos que se queden para trabajar también en invierno. Además este año está siendo un verano espectacular, excepto estos días pasados, por lo que es muy agradecido. Sales a remar, te tiras, caes, hacemos juegos", explica Vallejo.

Para todas las edades

El club tiene por un lado un grupo que compite en la liga provincial con un entrenamiento más enfocado a la competición. Pero se adapta a todas las edades. "Con los más pequeños intentamos hacer un trabajo más ameno, aunque este año estamos más limitados. Hacemos algunas excursiones con los kayaks o juegos en la playa para que sea lo más lúdico posible y que los niños que están más indecisos acaben viendo que es una actividad muy agradecida", explica el entrenador.

Y es que en el grupo de iniciación, hay incluso de seis años siempre y cuando sepan nadar. "Lo bueno para estas edades es que la de Baltar es una playa muy plana y cuando la marea está bajita a 50 metros de la orilla aún haces pie", apunta Vallejo que señala que el club ya ha competido en dos regatas en la vuelta a la actividad.

Compartir el artículo

stats