Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Vacaciones sobre ruedas

La ruta xacobea se convierte en una apuesta segura para las familias

Carmen y Santiago pedalean junto a sus padres, Adrián Hermida e Isabel Pereira, por la calle Real. // G.S.

Si este verano pasará a la historia como el que menos peregrinos recibió, también lo hará como aquel en el que la ruta portuguesa contó con más familias con niños caminantes. Y es que la pandemia, que ha limitado las vacaciones de muchos, se ha presentado como una opción segura y divertida para las vacaciones.

La familia Hermida Pereira, de Narón, Ferrol, comenzó el Camiño Portugués el pasado domingo desde Porto y tiene previsto llegar este fin de semana a la capital gallega.

Peregrinan los padres, Adrián Hermida e Isabel Pereira, y sus dos hijos, Santiago, de casi siete años, y Carmen, de diez. Todos en bicicleta.

Ayer llegaron a Pontevedra, donde tenía previsto pasar la jornada. La noche la reservaron para el albergue de Caldas.

Es su primera vez en el Camiño Portugués y decidieron realizarlo sobre ruedas por los niños, aunque reconocen ir sobre este medio de transporte no deja también de ser duro. "Al venir con ellos no podemos planificar tanto las etapas, todo depende de cómo nos encontremos", explican.

Es por ello que también van a la aventura en cuanto a las pernoctaciones. "Por ahora no hemos tenido problema nunca. Los albergues están casi vacíos y no hemos reservado nunca", indican.

Como buenos gallegos, confiesan que la comida es una de las cosas que más les está gustando, tanto en Portugal como en Galicia, pero también los paisajes, los pueblos con encanto que no conocían, la solidaridad de la gente...

"El Camino te une, es como una familia. También es una experiencia, necesitas fuerza, mental y física. Es como la vida misma, tiene tramos fáciles y otros más complicados", resumen muy acertadamente.

Compartir el artículo

stats