Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Últimas semanas de pesca para la sardina del "xeito" con la cuota ya casi al límite

El sector espera llegar a mitad de agosto con producto - Se puede pescar un máximo de 20 kilos por tripulante y embarcación

Venta de sardinas en el Mercado de Abastos.

Venta de sardinas en el Mercado de Abastos. // Noe Parga

Tras unos meses difíciles en los que el sector del mar, servicio de primera necesidad que ha sufrido las consecuencias del mercado, los marineros enfrentan la recta final de la pesca de la sardina. Y es que ya se está llegando al límite de cuota y estiman que así la temporada acabe en torno al 15 de agosto. Sería casi la misma fecha del pasado año, donde la pesca de sardina de xeito finalizó el 19 de agosto, mucho antes que en años anteriores.

Y es que la cuota de pesca de sardina ibérica, determinada desde Europa no deja de bajar y este año no alcanza los 82.000 kilos para el xeito en las Rías Baixas.

"Dará para terminar este mes y algo de agosto, pero desde luego no el verano entero", comenta el Patrón Mayor de la Cofradía de Raxó, Iago Tomé. Desde el sector explican que van a salvar más el verano gracias a la baja demanda del principio de la campaña, cuando la caja apenas se vendía a 15 kilos.

Ahora sin embargo la demanda es alta y el precio ronda entre los 40 y 50 euros. Aún así el problema sigue siendo que hay pocos kilos de cuota. Concretamente se pueden coger al día 20 kilos por tripulante y otros 20 por embarcación.

Los pescadores denuncian que no entienden estas cuotas que se establecen para la recuperación de la especie cuando la sardina abunda en la ría y, como ya sucedió el año pasado, tienen que abandonar el xeito con mucho producto aún por coger.

De hecho piden que se eliminen las cuotas para el arte del xeito, por el escaso impacto que tiene esta pesca artesanal, comparada con la de otras embarcaciones. Una reclamación popular que llegó el pasado mes al Parlamento de Galicia a través del BNG.

A esta situación se le suma un sinsentido, y es que la realidad es que, quienes se lo pueden permitir, compran cuota a otras embarcaciones que no han completado la suya. Por ello esta legislación tampoco garantiza como pretende la conservación, ya que de esta forma se puede seguir pescando legalmente en la ría, algo que no llega a entender el sector.

Mientras tanto los pescadores continúan la campaña con una adversidad añadida, y es que como otras campañas registran muy poca especie, cada vez más embarcaciones deciden ir a la sardina, lo que hace aún más difícil esta situación.

Compartir el artículo

stats