Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Vuelven a detectar a furtivos organizados en las playas de la ría

Desde este cuerpo explican que están perfectamente jerarquizados y tienen cada uno distintas funciones asignadas, desde el marisqueo a labores de contravigilancia o de venta del producto

El furtivismo siempre ha sido un problema en los bancos marisqueros de la ría de Pontevedra.No obstante, en los últimos tiempos se está detectando la presencia de grupos con cierto nivel de organización y jerarquización trabajando de forma ilegal en los arenales del fondo del estuario pontevedrés. Tanto las cofradías como los vigilantes que contratan han denunciado en más de una ocasión la presencia de grupos que actúan conjuntamente para evitar ser capturados y además, en ocasiones, llegando incluso a actuar de manera violenta o intimidante.

En este caso ha sido la Policía Local de Poio la que ha detectado en los bancos de la ría de Pontevedra la presencia de un grupo organizado que se dedicaba a extraer almeja ilegalmente. Ocurrió el sábado, cuando los agentes recibieron un aviso de que varios furtivos estaban extrayendo almeja de forma ilegal cerca de la playa de Illa dos Ratos.

Son grupos que actúan conjuntamente para evitar ser capturados

Cuando llegaron hasta allí se encontraron con la presencia de cinco conocidos furtivos reincidentes, todos ellos vecinos de Poio, pero que en ese momento no llevaban ningún tipo de molusco encima.

Las pesquisas de la Policía Local, conocedores de las actividades de este grupo de personas, permitieron localizar 12 quilos de almejas que habían sido extraidas ilegalmente pero que este grupo de furtivos había escondido en distintas zonas de monte para posteriormente acudir a recogerlas. Seis kilos eran de producto que no tenía el tamaño reglamentario.

El jefe de la Policía Local de Poio, Antonio Duarte, confirma que no es la primera vez que se topan con este grupo de actúa de manera organizada. Concretamente explica que hay tres miembros que son muy activos y que tienen una estructura jerarquizada y en el que cada uno juega un papel. "Uno es el que suele organizar todo que sospechamos que puede entregar alguna cantidad del dinero obtenido a los demás por realizar las labores de contravigilancia de los guardapescas o de la propia Policía Local, a otro por recoger el marisco, otros tienen los contactos para vender el producto...", indica Duarte.

Hay más gente que actúa conjuntamente, aunque igual con menor grado de organización, explican vigilantes de las cofradías.

En cualquier caso, Duarte confirma que tanto el verano como en las fiestas Navideñas es cuando suelen incrementar la actividad debido a que la demanda del marisco es también más elevada. Ahora parece que han vuelto ha hacer acto de presencia en las playas del fondo de la ría y lo peor es que, como confirma Duarte, "no parece que le hagan mucho efecto el que la Xunta les imponga las correspondientes multas por furtivismo, nunca las pagan y deben muchísimo dinero", pero eso no les impide volver a mariscar después de ser capturados. La Policía Local ya los intentó llevar por la vía penal por su reiteración.

Un juez ordenó que se investigase a una pareja por la vía penal por su reiteración

Cansados de identificar y multar siempre a las mismas personas por furtivismo, la Policía Local de Poio acabó por denunciar por la vía penal a dos de los integrantes de uno de estos grupos que actúan de manera organizada por su reiteración tras ser pillados tres veces en una semana mariscando de forma ilegal.

Un juzgado de Pontevedra archivó el caso al "no estar debidamente justificada la perpetración del delito". Sin embargo, el juzgado encontró la oposición del Ministerio Fiscal, que presentó recurso de apelación ante la Audiencia al entender que los hechos podrían ser constitutivos de un delito contra el medio ambiente y que era necesaria la práctica de nuevas diligencias policiales.

Delito ambiental

La Sección Segunda de la Audiencia de Pontevedra dio la razón al Ministerio Fiscal y recordó en un auto en el que ordenaba reabrir la causa que en la reforma del Código Penal de 2015 se introdujo en el apartado referido a los delito medioambientales la expresión de que será autor del mismo quien "realice actividades de marisqueo relevantes" de manera ilegal.

Compartir el artículo

stats