Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Carneiro ao Espeto, a domicilio

El municipio de Moraña celebró ayer la 51ª edición de la fiesta de exaltación de su especialidad gastronómica, adaptada a la situación sanitaria derivada del coronavirus

Un vecino recogiendo el lote reservado previamente. // Rafa Vázquez

Un vecino recogiendo el lote reservado previamente. // Rafa Vázquez

Moraña vivió ayer el día grande de una de sus tradiciones más importantes. La pandemia de la Covid-19 no impidió que los vecinos del municipio disfrutarán de la 51 edición de la Festa do Carneiro ao Espeto, que este año se reinventó adaptándose a la realidad sanitaria que vive el país.

Al igual que en años anteriores, los maestros asadores comenzaron bien temprano a preparar los ejemplares que horas más tarde degustarían los comensales. Desde las 6.00 horas se ocuparon de preparar los lotes reservados previamente por los vecinos dejando unas estampas atípicas de la fiesta gastronómica, siendo la del asado de las piezas con mascarilla la que más llamaba la atención.

9

Carneiro ao espeto a domicilio... pero igual de sabroso

En total, se despacharon unas 80 piezas para cerca de 1.500 comensales, aunque en esta ocasión, la elaboración tuvo lugar en la explanada del Multiusos de Moraña y no en la Carballeira de Santa Lucía, como es habitual.

La multitudinaria comida popular que suele reunir a 3.500 personas en este céntrico enclave tampoco se pudo celebrar al uso, y es que el Carneiro ao Espeto de este año estuvo marcado por ser una fiesta gastronómica a domicilio. Así, los vecinos debían reservar los lotes con anterioridad para posteriormente acudir a la explanada del Multiusos a recogerlos y degustarlos en sus casas.

El objetivo de esta medida adoptada por la organización del evento gastronómico era poder celebrar la fiesta a pesar de la pandemia derivada del coronavirus, pero garantizando en todo momento la seguridad de los participantes y tomando las medidas necesarias para evitar contagios.

Ambiente festivo

Ajenos al trajín de la elaboración del plato estrella del municipio, la mayor parte de los vecinos de Moraña disfrutaron de los pasacalles que animaron el centro de la localidad desde primera hora de la mañana y del monólogo del humorista gallego Xosé Antonio Touriñán en la Carballeira, que llegó a congregar a 500 espectadores, cifra fijada como aforo máximo por el coronavirus.

Ya por la tarde, la doble actuación de las agrupaciones Galifunk Brass y de Queimán e Pousa con su pieza "Amantes da Terra" puso el broche final a varias semanas de actividades enmarcadas dentro de la gran fiesta de exaltación gastronómica de Moraña, que en esta ocasión fue diferente por las circunstancias sanitarias, pero en la que, un año más, se conservó el ambiente festivo y familiar que tanto la caracteriza.

Gran satisfacción por el éxito alcanzado a pesar de la pandemia

Declarada de Interese Turístico de Galicia, la 51ª edición de la Festa do Carneiro ao Espeto resultó un éxito a pesar del nuevo formato adaptado a la emergencia sanitaria. La alcaldesa de Moraña, Luisa Piñeiro, destacó que desde el Gobierno local estaban "muy satisfechos" por haber podido mantener la tradición a pesar de las circunstancias y puso de relevancia la implicación del sector hostelero del municipio.

Y es que durante el fin de semana asistieron al evento gastronómico unas 7.000 personas. Asimismo, Moraña vivió durante dos semanas diferentes jornadas de actuaciones musicales, juegos multiaventura para los más pequeños, una muestra de showcooking y degustación de tapas, entre otros, que culminaron ayer con la degustación tradicional.

Piñeiro señaló que "sacar adelante un programa tan completo en un año tan complicado es importante, porque creemos que puede ayudar a recuperar nuestra vida económica y social de una manera segura y a mantener tanto la tradición del Carneiro ao Espeto como su importancia identitaria y promocional de nuestro Concello", apuntó la alcaldesa.

Compartir el artículo

stats