-¿Cuál es el perfil de los pacientes que padecen enfermedades cardiovasculares?

-El perfil de los pacientes, tanto en el caso de la diabetes como en la hipertensión arterial, es un perfil de en edades jóvenes. A partir de los 35 o 40 años fácilmente se pueden presentar estas patologías. De hecho, su prevalencia ronda el 40% a partir de los 35 o 40 años, y en el caso de las personas mayores de 65 se sitúa en torno al 67o 68%, aproximadamente.

Llegados los 40 o 50 años de edad, los excesos alimentarios suelen pasar factura y se produce una elevación importante del colesterol si no se llevan unos hábitos saludables. La diabetes también está muy asociada a la dieta, pero el perfil genético también es fundamental. Si bien no suele aparecer en edades superiores a los 70, en edades tempranas es frecuente, 40 o 50, y a medida que avanzamos se incrementan las posibilidades

-¿Cuáles son las principales recomendaciones para prevenir estas patologías?

-Para la prevención de esas enfermedades es fundamental llevar a cabo una dieta atlántica, que es muy similar a la mediterránea, la que solemos llamar "la comida de la abuela". Se basa en el consumo de nuestros productos frescos, como el pescado, frutas y hortalizas de la huerta, nuestros mariscos... Todo esto acompañado del ejercicio físico moderado, siempre y cuando no exista contraindicación médica. A este respecto, no hace falta complicarse, caminando una hora al día es suficiente, siendo lo ideal haber acumulado al final de la jornada unos 10.000 pasos.

-¿Está la sociedad concienciada sobre estos hábitos cardiosaludables?

-Cada vez más, pero no lo suficiente como para registrar una mejora en la incidencia de estas patologías.