Tanto el BNG como el PSdeG-PSOE de Marín coincidieron ayer en atribuir a la presión realizada por los padres de alumnos afectados la decisión de Educación de, finalmente, permitir la creación de nuevas líneas para los colegios Sequelo y O Carballal tal y como solicitaban, al exceder algunos cursos el límite de 25 alumnos por clase.

Esto provocaba que hubiera familias que, a pesar de pertenecer a las áreas de estos centros, se tendrían que matricular en otros centros "públicos ou concertados que en moitos casos non teñen os mesmos servizos (plan madruga, comedor escolar, proximidade ao domicilio, etc)", explicaban desde el PSOE.

Tanto el BNG como el PSOE esperan ahora que esta decisión se amplíe también al Grupo Escolar, especialmente en estos tiempos de crisis sanitaria por el Covid-19 en los que consideran que permitir clases de hasta 25 niños en Educación Infantil "non é o máis axeitado". También lamentan ambos partidos que el grupo de gobierno del PP no hubiera apoyado la reivindicación de los padres de alumnos y las APAs en el debate de este mismo asunto en el pleno municipal del pasado lunes.

Por parte del ejecutivo local de Marín se valoró ayer muy positivamente la noticia de que se amplíen las líneas educativas en estos centros. Subrayan que esto confirma el argumento que dieron en el debate municipal en el que no se apoyó la moción por tratarse todavía de expedientes no resueltos por Inspección Educativa, como lo demuestra esta reciente decisión.