El Concello de Caldas de Reis realizó ayer un avance de los resultados del estudio preliminar de asesoramiento técnico encargado para poder acometer acciones de mantenimiento de los cursos y entornos fluviales de los ríos Umia y Bermaña a su paso por el término municipal, teniendo en cuenta parámetros de respeto y conservación de la biodiversidad asociada la estos espacios.

El documento, en el que se sigue trabajando, está siendo elaborado bajo la dirección del doctor Pedro Calaza en coordinación con el Grupo Naturalista Hábitat. Entre las conclusiones de mayor interés, sobresale la diversidad biológica en cuanto a especies y hábitat que es según el trabajo "destacable" al contabilizarse 178 especies diferentes.

Una primera catalogación que ya se inició el año pasado sitúa 87 en la zona de Segade, 31 en la zona del Jardín Botánico, 67 en la zona del paseo fluvial del Umia, 13 en el Puente Romano y 23 en el biotopo de la península de A Baxe.

El valor ambiental y biológico del espacio viene marcado por la conjunción de la diversidad biológica y su accesibilidad al estar insertado en el propio casco urbano de la población. Además, destaca la presencia de especies singulares y recogidas bajo el epígrafe de "vulnerable" en el Catálogo Gallego de Especies Amenazadas, como la rana patilonga (Rana ibérica), que tiene presencia incluso en la zona urbana de Caldas. También son significativas la libeliña ( Trithemis annulata), la lavandera real ( Motacilla cinerea), o, en especies vegetales, la lengua de buey ( Pentaglottis sempervirens) y la hierba de la plata (Ranunculus peltatus).

La riqueza biológica presente en los cursos del Umia y Bermaña a su paso por el término municipal exige de su protección y cuidado en cualquier acción que pueda afectar al estado de los ríos como es la limpieza y acondicionamiento de los canales.

Limpieza márgenes fluviales

Sin embargo, el Concello desarrollará hasta el mes de octubre, de manera coordinada con Augas de Galicia, un programa de acondicionamiento, conservación y limpieza de los diferentes cursos y márgenes fluviales de Caldas con el objeto de mejorar su estado y favorecer las condiciones naturales y el equilibrio de los ríos.

Entre las acciones ya desarrolladas en el marco de este programa, el Concello ya realizó el cierre de la presa urbana situada antes de la Ponte da Ferrería que se emplea para aumentar durante el verano el nivel del agua frente al Jardín Botánico y la playa fluvial.

Augas de Galicia ya actuó en el Bermaña, aguas arriba de la N-550, así como en los riachuelos Chaín y Follente, donde se realizó una limpieza a fondo. Además, se retiraron los troncos que obstaculizaban el curso del Umia en Segade y en la zona del islote próximo, mientras que el ayuntamiento realizó la limpieza de las ramas y troncos acarreados por el agua en la zona del puente romano del Bermaña.

A lo largo de los próximos días las tareas de limpieza y conservación seguirán en el curso de este río hasta llegar a su confluencia con el Umia. Por su parte, Augas de Galicia continuará la limpieza aguas arriba del Umia hasta Segade.

El gobierno local, de acuerdo con las recomendaciones del estudio, ha previsto iniciar de forma inmediata un programa a medio plazo de eliminación de plantas con carácter invasor. Las actuaciones se desarrollarán bajo una estricta planificación.