La colaboración de la administración pública y el empuje del sector privado como receta conjunta para una mejor y más rápida salida de crisis encuentran en el polígono y en el vivero de Barro uno de los escenarios que mejor la ejemplifican. Así lo entiende la presidenta de la Diputación, Carmela Silva, que ayer acudió a las instalaciones, acompañada del alcalde de Barro, Xosé Manuel Fernández Abraldes, de la diputada de Promoción Económica, Ana Mejías, y del diputado de Cooperación, Santos Héctor.

Carmela Silva mostró su satisfacción ante la intensa actividad empresarial en el polígono, en el que actualmente tres nuevas empresas, de las ocho que se vendieron en el último año, están desarrollando obras de construcción para levantar sus naves.

La presidenta señaló que "tener empresas asentadas en el territorio es la garantía de futuro y en esto tenemos que trabajar y apostar las administraciones públicas". De este modo, y observando la construcción de las nuevas naves industriales, hizo hincapié en que "hablamos de un polígono muy bien ubicado, pegado a la autopista, que es el centro de la economía de Galicia, y que en momentos de crisis como estos sigue creciendo. Se están construyendo nuevas naves y, por lo tanto, economía. Decir esto en el momento que estamos viviendo los llenan de optimismo porque las empresas quieren tirar para adelante, y tenemos que apoyarlas".

Por todo ello, Silva afirmó que "el polígono de Barro goza de una magnífica salud que nos llena de optimismo cara a la reactivación de la economía".