Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La Unidad de Tabaquismo del CHOP duplica las primeras consultas en apenas un año

Equipo de profesionales que integra la Unidad de Tabaquismo del complejo hospitalario pontevedrés.

Equipo de profesionales que integra la Unidad de Tabaquismo del complejo hospitalario pontevedrés. // Gustavo Santos

Desde el año 2013 el Complexo Hospitalario Universitario de Pontevedra cuenta con una Unidad de Tabaquismo que presta asistencia a pacientes derivados por diferentes especialidades hospitalarias tales como Cirugía Vascular, Cardiología o Endocrinología, además del propio servicio de Neumología.

Con motivo del Día Mundial contra el Tabaquismo, que se conmemora en la jornada de hoy, la responsable de la unidad pontevedresa, la doctora Guadalupe González Valladares, hace balance de su actividad hasta la fecha. Así, en el año 2019 el equipo de profesionales que la integra llevó a cabo un total de 338 consultas, de las cuales 127 fueron primeras visitas y 221 de seguimiento clínico. Estas cifras suponen un incremento de casi el 50% en cuanto a primeras consultas con respecto al 2018 y un centenar más en cuando a las consultas sucesivas.

"En los últimos años se ha registrado una mejora sustancial en cuanto a número de pacientes y el porcentaje de éxito con ellos ronda el 40%", apunta la neumóloga.

La crisis sanitaria del Covid-19 ha conllevado un paréntesis en la actividad de la consulta, puesto que Neumología ha sido un servicio imprescindible a la hora de frenar la pandemia en el área sanitaria. En este sentido, la facultativa especialista indica que en el caso de las personas infectadas por coronavirus, "se ha constatado que fumar multiplica las probabilidades de evolucionar peor".

Circuitos y tratamiento

Tras siete años en funcionamiento, la Unidad de Tabaquismo del CHOP ha implementado sus circuitos asistenciales, apostando por otorgar a la enfermería un papel protagonista con el objetivo de mejroar a atención a los pacientes.

Una segunda línea de trabajo ha sido la de hacer partícipe a los profesionales de Atención Primaria, mediante una formación en las diferentes pautas de deshabituación tabáquica con la finalidad de que también puedan aconsejar a los pacientes y evitar el desplazamiento de los mismos al centro hospitalario, en caso de no ser necesario.

A medio o largo plazo, el equipo de la unidad destaca que les gustaría poder ofrecer también terapia psicológica a los pacientes, puesto que en la actualidad tan solo se aporta tratamiento farmacológico. "Lo ideal, para llegar a ser una unidad referente sería incorporar la terapia grupal para nuestros pacientes, eso conllevaría muchos beneficios", señala la responsable de la consulta.

Los principales tratamientos farmacológicos que se pautan a fecha de hoy a las personas que acuden a la Unidad de Tabaquismo consisten en la administración de vareniclina, un inhibidor de los receptores de la nicotina; bupropión y terapias sustitutivas de nicotina tales como los parches, chicles, pastillas o spray.

Captación de menores

Las empresas tabacaleras ante la disminución del consumo del tabaco y; por lo tanto, de sus ingresos, intentan recuperar clientela a través de nuevas fórmulas como promover otras formas de tabaquismo y redirigir sus estrategias de márketing hacia un nuevo nicho de mercado: niños y adolescentes, puesto que los adultos cada vez están más concienciados al respecto de los efectos nocivos de su consumo.

Entre las nuevas fórmulas desarrolladas por las empresas, la doctora González Valladares destaca .IQOS (I Quit Ordinary Smoking), una marca de productos de tabaco calentado que se comercializa como una alternativa mejor que fumar cigarrillos. "Este dispositivo utiliza una unidad de tabaco desechable llamada HEET o consumibles que llena de tabaco molido y comprimido que se introduce en un soporte electrónico. No existe evidencia de que sean más seguros y contiene sustancias químicas como monóxido de carbono, metales pesados, acetona, amoníaco y benceno", explica la neumóloga.

Otras propuestas que ofrecen las tabacaleras a los jóvenes en la actualidad, además del conocido cigarrillo electrónico, son la pipa de agua o el tabaco de liar, opciones que según indica Guadalupe González, "pueden convertir a los adolescentes en fumadores de por vida".

Es por esta nueva realidad que la OMS ha centrado la campaña de este año con motivo del Día Mundial contra el Tabaquismo en publicidad preventiva dirigida a los adolescentes y preadolescentes. Así, en los hospitales Montecelo y Provincial se han colgado carteles con estos mensajes.

Desde la Unidad de Tabaquismo del Complexo Hospitalario Universitario de Pontevedra se aportan una serie de recomendaciones a los pacientes para dejar de fumar, que también son aplicables a la población fumadora general.

Entre las pautas que se les dan a las personas que son derivadas a esta consulta médica, la doctora Guadalupe González Valladares señala que el primer paso es "ponerse una fecha y ese día la meta será no fumar al levantarse". Asimismo, será oportuno informar a los familiares y amigos de las intenciones del paciente de dejar de fumar, evitar inicialmente todas las situaciones de riesgo que pueden llevar a la persona a consumir tabaco, analizar los intentos previos para descubrir los errores y no caer en ellos, y retirar de la vista todos aquellos objetos.

Por otra parte, la neumóloga del CHOP apunta que en aquellos casos que sea necesario, siempre es recomendable "acudir a su centro de salud de referencia e informarse de las consultas médicas, unidades de tabaquismo y grupos de terapias de deshabituación, así como utilizar ayuda farmacológica y psicológica en los casos que tengan indicación".

Otro aspecto fundamental para lograr abandonar el tabaco de forma definitiva es apostar por un cambio en el estilo de vida, mediante la iniciación al deporte, por ejemplo. "También es fundamental recordar que el haber fallado previamente no es negativo, sino que esas recaídas suman a la hora de conseguir dejar el tabaco", afirma la doctora.

Junto con estas recomendaciones para la deshabituación, la doctora Guadalupe González Valladares recuerda que "hoy es un buen día para intentarlo".

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats