Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Pontevedra, lista para dar el salto a la fase 2

- El área sanitaria cuenta con 36 positivos de Covid-19 en sus domicilios y un ingresado en Cuidados Intensivos - En estas dos últimas semanas las mañanas han sido mucho más productivas que las tardes para el comercio - La ciudad aprueba con nota en el uso de la mascarilla por parte de la mayoría de la población

Gente en la céntrica Praza da Peregrina de Pontevedra. // Rafa Vázquez

Gente en la céntrica Praza da Peregrina de Pontevedra. // Rafa Vázquez

Pontevedra está más que preparada para iniciar la fase 2 de la desescalada hacia la conocida como "nueva normalidad". Si con la entrada de la fase 1 el cambio ya fue radical en las calles y plazas de la ciudad, la inminente entrada en esta segunda etapa da un soplo de aire fresco a la ciudadanía, que, eso sí, se mantiene concienciada con la obligación de usar las mascarillas para evitar la propagación del virus. Un simple paseo por el centro de la Boa Vila vale para comprobar que alrededor del 90 por ciento de la población la utiliza cuando sale de casa, tanto para realizar sus compras como para pasear.

En el área sanitaria de Pontevedra y O Salnés hay actualmente 37 casos activos de coronavirus, una cifra similar a la que había al inicio de la pandemia en la comarca, en la primera semana de marzo. Además, la mayoría de ellos evolucionan de forma favorable en sus domicilios. Tan solo uno de los pacientes se encuentra ingresado en el Hospital Montecelo, concretamente, en la Unidad de Cuidados Intensivos. Los otros 36 están en sus propias casas pasando la enfermedad bajo la supervisión de sus médicos de familia y los equipos de control formados en el Complexo Hospitalario de Pontevedra, CHOP, en el marco del plan de contingencia del coronavirus.

El hecho de que haya caído el número de positivos en el área ha influido en gran medida en que la población se haya animado a disfrutar de la calle y el aire libre pese a que la provincia, igual que el resto de la comunidad autónoma, todavía se encuentre en la fase 1.

El riesgo de contagio es menor que, por ejemplo, a principios del mes de abril, cuando se registró el pico del Covid-19 en el área sanitaria, con el mayor número de hospitalizaciones que se ha registrado hasta el momento, cerca de 120.

Desde que se detectó el primer caso Pontevedra y su entorno, se han curado 826 pacientes, nueve recibieron ayer mismo el alta al dar negativo en el test de comprobación del virus. Asimismo, hasta el momento han fallecido 16 personas, la mayoría de edad elevada y, tal y como informa Sanidade, "con patologías previas". El último deceso tuvo lugar a principios de este mes de mayo.

La positiva evolución de casos en el área sanitaria propicia que cada vez más gente se incorpore a la vida social. Tal y como reconocen en el comercio de proximidad, la mayoría son vecinos de la capital, mientras que los de municipios como Poio, Marín o Sanxenxo se dejan ver menos por el centro de Pontevedra han optado hasta ahora por seguir cumpliendo con el radio estipulado para los paseos.

Respuesta de la clientela

Aunque en la fase 1 ya pudieron incorporse los negocios de hostelería, con el uso de sus terrazas exteriores, no todos los hicieron y muchos incluso aguardaron a ver la respuesta de la clientela en la competencia para animarse a abrir sus puertas. Uno de los que se han incorporado más tarde es el emblemático Bar Carabela, mientras que el Savoy continúa cerrado.

Lo mismo ocurrió con otro tipo de establecimientos, como los del textil o los de belleza y estética, aunque estos últimos ya acumulaban largas listas de espera.

Lo cierto es que muchos de los pequeños comercios coinciden en que en estas semanas las mañanas han sido mucho más productivas que las tardes. Así lo confirma el dueño de "El Pueblo", emblemática librería de la calle San Román. "Ha habido mucha más gente por las mañanas, porque salen a hacer otras gestiones o al trabajo. Por las tardes, lo que hemos aprovechado ha sido para realizar tareas de organización, así como realizar pedidos, etc...", indica Víctor Villaverde.

A partir de mañana lunes se espera que el cambio en las calles de Pontevedra sea aún mayor, con la incorporación de otros negocios a la actividad. Todos ellos cuentan con el apoyo del Concello, que a través de la Concellería de Promoción Economómica ha puesto en marcha el programa Impulsa, en el marco de la plataforma Ponteloverse de apoyo al comercio local.

Compartir el artículo

stats