Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Regresa la pesca con un mar de "dudas"

En la primera jornada se reúne pocos deportistas ante la incertidumbre que provocó los cambios de criterios y de permisos

Un aficionado pesca en el río Lérez. // Rafa Vázquez

Un aficionado pesca en el río Lérez. // Rafa Vázquez

La temporada de pesca de río y de costa empezó ayer en la comarca, atrayendo a los aficionados a los principales tramos fluviales de Pontevedra, como el Lérez o el Verdugo, pero también a los puertos de la zona donde comenzó también la pesca de litoral.

En el Umia, diez aficionados se dieron cita en el coto de Pontearnelas -que comprende hasta la desembocadura del río-, y las capturas fueron menores de las esperadas. "Por la mañana cogí tres o cuatro truchas, pero las devolví al agua porque no daban la talla", cuenta el presidente de la sociedad Pontemoamar, Manuel López.

Coronavirus en Galicia: última hora

Sigue las noticias sobre la incidencia de la pandemia del Covid-19 en la comunidad

Este club tiene en concesión la totalidad del coto de Pontearnelas, por lo que López estuvo en contacto con algunos de los otros aficionados que acudieron al Umia, para ver como les había ido la jornada, y sus impresiones fueron similares. "Se pescó poco, quizás porque el río aún baja con mucho caudal".

La pesca deportiva empezó ayer y si bien inicialmente, la Xunta de Galicia dispuso que pudiese arrancar antes, como las demás actividades deportivas, el Ministerio de Sanidad desautorizó esta posibilidad en un primer momento.

Se estrenó así la nueva normalidad de la "era coronavirus" para los amantes de la caña y el sedal, que comenzaron a principios de este mes a desempolvar los utensilios tras la autorización dictada por la Xunta el pasado día 5, permiso confirmado por el Gobierno central el 16 de mayo en el Boletín Oficial del Estado (BOE), que se encargó de despejar las dudas vinculadas con esta práctica. Las condiciones son concretas: portar mascarilla cuando no sea posible guardar la separación con otras personas, no compartir utensilios ni utillaje de comida o bebida, y limpiar y desinfectar el vestuario después de usarlo, así como los artilugios empleados.

Muchos aficionados se sienten confusos por los cambios de criterio y de normativas al respecto, por lo que no todos han retomado ya la actividad. Esperan a que se despejen todas las incertidumbres que les privó de regresar a su afición unos días antes.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats