El Concello de Sanxenxo ya tiene claro cómo reorganizará el turismo del municipio este verano para hacer frente al coronavirus y garantizar la seguridad de los vecinos de la zona y de sus visitantes. La primera iniciativa en este sentido la dio a conocer ayer a mediodía el alcalde, Telmo Martín, que bajó a la playa de Silgar con la prensa para mostrarle la propuesta que el gobierno local trasladará a Costas para que el uso y disfrute de su arenal más turístico no se quede vacío en la época estival.

La clave está en la ordenación de su casi un kilómetro de extensión en cinco sectores, sobre los cuales se establecerán cuadrículas de 3x3 metros acotadas con postes de madera y cuerda, pensadas para dos personas, pero ampliables en función del número de personas que acudan juntas a la playa.

Pérdida del 25 al 50% del aforo

En total, serán 780 cuadrículas, lo que supondrá un aforo que puede oscilar entre las 1.560 y las 2.340 personas, es decir, entre un 50 y un 75 por ciento del total de asistentes de temporadas anteriores, cuando el Covid-19 aún no había llegado a nuestras vidas.

Para que los usuarios respeten las medidas aconsejables por los expertos sanitarios, en Silgar habrá personal contratado por el Concello que les facilitará su ubicación con el fin de que se mantengan en todo momento los protocolos. No se permitirá reservar sitio para facilitar que todo aquel que quiera disfrutar de la playa tenga la oportunidad de hacerlo.

Sanxenxo parcela Silgar en 780 cuadrículas

La presentación de ayer se realizó con tumbonas, pero el gobierno local todavía no tiene claro si se podrá incorporar este tipo de mobiliario, que obligaría a su limpieza exhaustiva entre una persona y la siguiente para evitar el contagio.

Telmo Martín quiso recordar que el de Sanxenxo "es el primer municipio del mundo en banderas azules", por lo que desde el Concello llevan semanas trabajando para ofrecer a vecinos y visitantes "la mejor solución posible en seguridad sanitaria para que se encuentren a gusto en la playa".

Dos bañistas en cada nueve metros cuadrados

Las recomendaciones sanitarias fijan un espacio de seguridad de 4 metros cuadrados por persona, aunque la propuesta de organización por cuadrículas para Silgar ofrece a cada individuo entre 4,5 y 5 metros. En una cuadrícula de 3x3, o sea, 9 metros cuadrados, se instalarán dos bañistas. Pueden ampliarse hasta casi 50 metros cuadrados para una docena.

Dos franjas de paso y disfrute

La playa dispondrá de dos franjas longitudinales. En la primera línea de playa estará ubicada una de ellas, destinada a pasear y jugar, como ya venía ocurriendo hasta ahora. La otra estará junto al muro y albergará un espacio para servicios como baños, módulos de salvamento y zona recreativa.

Entre los cinco sectores habrá un pasillo de seis metros de ancho que permitirá el acceso hasta el mar desde el paseo de la carretera. Asimismo, cada dos líneas de cuadrículas habrá pasillos paralelos de tres metros para facilitar la entrada y salida de los bañistas. Por último, cada cuadrícula se separa de las contiguas por espacios de un metro y medio por los que no se podrá transitar nunca.

12

Así se organizará Silgar, la primera playa antiCovid-19 de Galicia

Un aspecto importante a tener en cuenta es que el proyecto de distribución se ha pensado en pleamar, por lo que aún así quedaría ese paseo en la orilla disponible, más amplio con marea baja. "Con esto, lo que estamos mandando es un mensaje, si el gobierno de España lo permite, que no creo que vaya a haber ningún problema, del disfrute de la playa con seguridad", consideró Martín.

En este sentido, al regidor local recordó que en el municipio hay 11.000 viviendas de segunda residencia. "Nosotros censados somos 17.500 personas en este momento y esas 11.000 viviendas, con una media de cuatro personas, son unas 40.000 más en el concello en verano, por eso queremos trabajar para toda esa gente, así como colaborar a ayudar a un sector tan importante como es el turismo, que supone el 80 por ciento de nuestra economía", resumió el alcalde popular.

"Lo que hemos aplicado es el sentido común", manifestó, para añadir que en este proyecto el Concello había trabajado con un estudio de arquitectura de Portonovo, eeg+a.

Por el momento, esta iniciativa se propone para Silgar, pero no se descarta aplicarla en otras playas urbanas de Sanxenxo como Panadeira o Caneliñas, incluso a zonas de las semiurbanas Areas y Canelas. Sobre Baltar, en Portonovo, Telmo Martín no avanzó nada.