La portavoz del gobierno local, Eva Villaverde, informó ayer de que no se han producido más casos de Covid-19 en el albergue de Raíña da Paz, tras el dectado el pasado miércoles. En este centro de acogida de personas sin hogar se realizó una profunda limpieza y desinfección, por parte de los militares de la Brilat, tras lo que no se ha detectado ningún nuevo positivo.

La detección de un caso de coronavirus en uno de los usuarios del albergue habilitado en este centro parroquial de Salcedo obligó a una desinfección de urgencia de estas instalaciones por parte de efectivos de la Brilat.

Fue en la noche del miércoles cuando se confirmó el positivo por el virus Covid-19 en un usuario de 60 años de edad y que estaba pernoctando en este centro, habilitado por el Concello mediante un acuerdo con Cáritas para que pudiera servir de protección para las pesonas sin hogar de Pontevedra durante estas semanas de confinamiento.

El alcalde de Pontevedra, Miguel Lores, indicó el pasado viernes que se puso la cuestión en manos de la Subdelegación del Gobierno y de Sanidade, que tomaron las medidas oportunas para sanear el centro, siguiendo las instrucciones de Epidemiología.

Rexurdir

Por otra parte, la Policía Local de Pontevedra ha intensificado la vigilancia en el ámbito del centro de Rexurdir de la rúa Cruceiro. Este local también recibe a personas sin hogar y con conductas adictivas, y los vecinos del lugar han denunciado que los usuarios se reúnen en grupos en las inmediaciones para charlar y beber, sin respetar las medidas de seguridad impuestas por el estado de alarma. Los vecinos se habían quejado de la permisividad hacia estos usuarios.

Tras conocer esta situación, el gobierno local ha ordenado la vigilancia policial de la zona. Se prohibirá el acceso al centro a los usuarios que incumplan las indicaciones de la Policía Local. Esto incluye la imposibilidad de recibir comida o ropa limpia, que es uno de los servicios de este centro.