En las calles de Pontevedra viven una treintena de indigentes, de los cuáles algunos duermen en la vía pública por su propia su voluntad.

El Concello se ha puesto en contacto con las entidades sociales que ayudan a las personas que duermen a la intemperie, para habilitar camas en los albergues, como el de Cáritas en Monte Porreiro (con capacidad para 20 personas), así como la instalación de Cáritas Raíña da Paz, situada en Matalobos, Salcedo (detrás del supermercado Carrefour), que acogerá también a transeúntes. Se trata de un espacio preparado para situaciones como esta. Cuenta con una superficie de 6.000 metros cuadrados y está dotado de comedor, con espacio para más de 40 personas, jardín y otros servicios.

La alimentación está garantizada en este centro gracias a la colaboración de Protección Civil, que cada día trasladará hasta el centro lotes de comida preparados en el comedor social de San Francisco. En este comedor se sigue abasteciendo a las familias en situación de vulnerabilidad económica, facilitándoles packs de comida.

Además, durante este tiempo de cuarentena dispondrán también de dos Centros de Día, el de Rexurdir, que permanacerá abierto durante esta temporada, y el de Cáritas situado detrás del hospital, que se convertirá en refugio durante esta etapa de cuarentena. También colabora en esta situación de emergencia el refugio Calor y Café.

La administración local indica que está en contacto con las asociaciones y organizaciones que realizan esta atención y que se están coordinando con el gabinete de emergencia creado como consecuencia de esta crisis del coronavirus. Las personas sin techo se derivarán tanto a centros de acogida como a pensiones en caso de necesidad.

El Concello se ha puesto en contacto también con varias empresas de ayuda a domiciliaria para garantizar la asistencia a las personas que viven solas y que tienen dificultades para cubrir sus necesidades diarias por sí mismas.