Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El comercio entre la provincia y el país oriental

94 millones en aparatos electrónicos, vehículos y piezas para automóviles

El ascendente comercio entre Pontevedra y China, que en las dos últimas décadas ha marcado cifras récord, podría verse seriamente afectado por la crisis del coronavirus. Si las consecuencias de la enfermedad llegan a golpear a las transacciones entre ambas partes se frenarían tanto las importaciones como las exportaciones, cambiando el rumbo de ambas con las consecuentes pérdidas millonarias que esto supondría.

Solo el año pasado, las importaciones desde la provincia al país asiático, casi 50.000 operaciones, supusieron una inversión cercana a los 461 millones de euros, mientras que las exportaciones, más de 2.500, rondaron los 128 millones.

Si las cifras de por sí resultan elevadas, todavía impactan más si se comparan con las de 20 años atrás. Lo adquirido al gigante asiático se ha multiplicado desde entonces por diez y lo que se ha vendido allí desde las Rías Baixas, por cinco. Fueron algo más de 43 y 25 millones, respectivamente, en el año 2000.

Lo más comprado

El año pasado, según los datos proporcionados por la Agencia Estatal de Administración Tributaria, cerca del 30 por ciento de la inversión en importaciones a China desde Pontevedra correspondió a productos animales, vegetales y alimenticios, con más de 130 millones de euros.

Encabezan todas las categorías que realiza la Agencia Tributaria los animales vivos y productos del reino animal, con más de 75 millones de euros. Son, en casi su totalidad, pescado y crustáceos, moluscos y otros invertebrados acuáticos.

También destacan los artículos englobados en el reino vegetal, que se acercan a los 26 millones y medio de euros, con gomas, resinas y otros extractos a la cabeza. En esta categoría merecen especial atención las semillas, plantas industriales y medicinales y la paja y forrajes, que fueron importados en 2019 por casi 400.000 euros.

Otros 29 millones de euros correspondieron el año pasado a importaciones de productos de las industrias alimentarias. La mayoría, un 91 por ciento, fueron relacionados con la preparación de carne, de pescado o crustáceos y moluscos. También se adquirieron residuos y desperdicios de las industria alimentaria, como alimentos preparados para animales y piensos.

Lo más vendido

Pero si estas categorías tuvieron peso en las importaciones desde la provincia el año pasado, en las ventas desde Pontevedra al país asiático todavía se acentúa más este protagonismo, ya que el 66 por ciento de las exportaciones fueron de animales, vegetales y productos relacionados con la industria alimentaria. Sumaron 85 millones de euros de los casi 128 totales.

También en este caso los más demandado fueron los productos del mar: pescados, crustáceos, moluscos...

A mayores, se vendieron por casi 2 millones y medio de euros carnes y comestibles de pequeño tamaño y leche y productos lácteos, huevos de ave, miel natural y otros productos comestibles de origen animal. Las gomas, resinas y extractos vegetales sumaron también 2,5 millones.

Si los animales vivos ocupaban el primer lugar en las importaciones que se llevan a cabo desde la provincia a China, las máquinas y aparatos electrónicos, como los que se utilizan para grabar, reproducción de sonido, de imagen y sus accesorios se llevan un merecido segundo puesto, con más de 74 millones de euros el año pasado.

Hay que destacar en este sentido que buena parte correspondió a calderas, máquinas, aparatos y artefactos mecánicos, con más de 47 millones de euros.

Asimismo, la importación de vehículos automóviles, tractores, ciclos y demás vehículos terrestres, así como sus partes y accesorios se acercó a los 20 millones de euros.

La navegación marítima o fluvial y la aérea supusieron alrededor de 200.000 euros.

Compartir el artículo

stats