Cientos de fieles acudieron durante la mañana de ayer a la pequeña capilla del pazo de Aguete, en la parroquia de Seixo, en busca de los favores del santo benefactor contra las enfermedades de la garganta.

La romería tiene por tradición bendecir los panes, siendo una de las costumbres más arraigadas de la parroquia de Seixo.

Los files fueron llegando desde primera hora con el ánimo de acudir a las misas oficiadas desde las 9.15 horas, y especialmente numerosa fue la misa cantada que se celebró a mediodía seguida de la procesión que salió de la capilla y recorrió la avenida Otero Ulloa.

Fueron muchas las personas asistentes que acudieron a su cita anual con los "croques" que se dan en la cabeza de los fieles con una pequeña imagen del santo protector mientras se pronuncian la oración "San Blas glorioso, por tu vida santa que el Señor nos libre de los males de cabeza y de garganta". Este rito se complementó con la medición de cuerpos y gargantas con cintas de cera.

Por su favores, los feligreses dieron la limosna al santo y pasaron sus pañuelos por la imagen para que los libre de todos los males relacionados con la zona del cuello.

El hecho de volverse a celebrar en esta pequeña capilla como era tradición ha devuelto la ilusión a los vecinos y fieles que acuden a esta cita con el santo.

La música no faltó en el entorno del pazo de Aguete, que durante años estuvo cerrado y que desde hace un par de año para felicidad de los asistentes ha vuelto a abrir sus puertas para celebrar esta festividad.