Las obras de Concepción Arenal continúan con su transcurso, avanzando a "muy buen ritmo", según el gobierno local. Después de los cortes de tráfico del vial que fue necesario llevar a cabo para poder realizar una serie de trabajos de canalizaciones, en estos momentos el tráfico está restablecido y regulado por semáforos.

En estos momentos, la obra se encuentra en su segunda fase, después de que a finales del año pasado se ejecutara la primera parte, que supuso una mejora integral del tramo que va desde la calle Real de Cantodarea hasta José Trasande. Ahora, la humanización llegará hasta la rotonda de las Anclas, extendiendo así la renovación urbana y de servicios a toda la calle.

La empresa Oresa es la que se está encargando de la realización de estos trabajos, cuyo presupuesto global, entre ambas actuaciones, asciende a 1.615.136 euros. Esta cantidad está cofinanciada por la Xunta en un 80%, siendo el 20% restante aportado por los fondos municipales.

Según declaró ayer la alcaldesa, María Ramallo, estas obras "suponen una mejora integral de un kilómetro de longitud en una de las redes de comunicación de la villa más relevantes". La regidora destaca también que la humanización trae consigo "una mejora de la seguridad en los desplazamientos", con las nuevas dimensiones de los carriles centrales dirigidos al tráfico rodado.

Los peatones también ganarán con la nueva anchura de las aceras y la mejora de los espacios públicos y del mobiliario urbano.