El barrio de Mollabao contará a partir de 2020 con un nuevo parque urbano, situado debajo del puente de la autopista AP-9, entre las calles Rosalía de Castro y Simón Bolívar. El proyecto de la Concellería de Desenvolvemento Sostible e Medio Natural, que dirige el socialista Iván Puentes, recibe una inversión de 47.572,65 euros.

La actuación supondrá la puesta en valor y la mejora paisajística y de accesibilidad de la pequeña plaza ubicada entre la parada de autobuses y el circuito de educación vial, incluyendo la creación de una zona de ocio infantil con juegos tradicionales gallegos pintados en el suelo.

El proyecto diseñado por el propio Servicio Municipal de Parques y Jardines prevé convertir la futura zona verde en un lugar de encuentro del vecindario, optimizando su capacidad de acogida con la instalación de distintos tipos bancos y bancada en madera y piedra. Al mismo tiempo, se mejorará la comunicación con el entorno, facilitando la movilidad en este espacio mediante caminos de acceso adaptados, y en particular la conexión entre la calle Rosalía de Castro y la Casa del Mar.

Según explica el edil de Desenvolvemento Sostible, la propuesta de su departamento plantea la creación "de un espacio verde con los valores estéticos propios de un parque moderno, que por estar cubierto por el puente de la autopista, permitirá diversos usos en día de lluvia, y que estará dotado de una composición a nivel de jardinería y de unas instalaciones de riego que facilitarán su idónea conservación".

"El nuevo parque urbano de Mollabao -subraya Iván Puentes- contará además con una oferta de ocio basada en juegos tradicionales gallegos, pintados en el suelo, con los que se pretende incentivar la imaginación y creatividad de los más pequeños y reivindicar que no se precisa de muchas cosas para jugar y pasarlo bien".

Otro aspecto que se consideró fue la importancia de conservar o recuperar vocabulario asociado a estos juegos, por lo que el proyecto incluye etiquetas e incluso alguna pequeña descripción. Según apunta el edil del PSOE, "toda vez que ya se trata de un lugar de reunión y que se pretende que lo siga siendo, con esta propuesta de juegos se busca facilitar la transmisión intergeneracional, haciendo que el vecindario de diferentes edades se junte para jugar y pasarlo bien, como en un 'quinteiro' de los de siempre".

Los juegos se dividirán en tres tipos, según su forma, aunque esta podrá adaptarse en el diseño final en base a la colocación de otros elementos, como jardineras o bancos: horizontales de base cuadrada (bolos, tres en raya, rana, peletre y una sopa de letras); horizontales de base redondeada (el peón, un recinto para echar a suertes y un circuito de chapas que rodearía dos jardineras), y verticales, con una silueta a tamaño más o menos real de una niña o niño que se puede emplear como lugar de referencia para contar jugando a las escondidas o al "escondite inglés", por ejemplo, y una zona para jugar a las casitas, con una cocina y una tienda que irían en la pared vertical de la rampa.