El desprendimiento de parte de la cubierta del estadio de Pasarón, por la fuerza del viento, fue uno de los principales efectos que dejó la borrasca "Elsa" en Pontevedra. Este incidente provocó el cierre del propio estadio y de las calles Luis Otero y Leonardo Enríquez mientras se procedía a la reparación y reposición de las placas desprendidas. La medida fue tomada, según explicó la concejala de Protección Ciudadana, Eva Villaverde, para garantizar la seguridad de las personas.

La Policía Local procedió a señalizar y cortar las dos calles al tráfico. En el caso de Leonardo Enríquez se permite el acceso solo hasta la altura de la capilla, y en el caso de la calle Luis Otero se permite solo el acceso a garajes en ambos sentidos de circulación.

Por su parte, los bomberos procedieron a retirar las placas caídas en la calle y las que permanecían en la cubierta pero que estaban deterioradas y con riesgo de desprenderse.

Los daños están siendo valorados por los servicios técnicos municipales, mientras que el Concello ya inició el procedimiento de contratación por emergencia para realizar los trabajos de estabilización y reposición necesarios, en cuanto la climatología lo permita.

Eva Villaverde también hizo un repaso por todos los incidentes en los que participó la Policía Local a lo largo de la tarde y noche del miércoles, explicando que "la mayoría fueron inundaciones puntuales en diferentes calles, que se fueron solucionando con los bomberos y con la empresa concesionaria del servicio de agua. Entre las inundaciones más destacables mencionó el que se produjo en las calles Fernando Olmedo y Casimiro Gómez. También citó anegamientos en las calles Rodríguez Seoane, en Os Campos, en la de Santa Margarita, A Serra, Gorgullón, en Loureiro Crespo en la rotonda con San Mauro, en Juan Carlos I a la altura del conservatorio, en la avenida de Compostela a la altura del pabellón y en la calle de Nodales. Además en Lourizán se produjo un anegamiento importante en la zona de O Santo y en la zona de O Regueiriño. También se actuó por la caída de un árbol en Salcedo, por la caída de un arco de alumbrado en Estribela y para retirar una placa de publicidad en la avenida de Compostela.