Una tirolina de 150 metros, iluminada y desde la que "se podrá ver la noria de Vigo", bromeó la concejala de Promoción Económica, Yoya Blanco, será la estrella de Pontexogos, el programa de Navidad pensado para dinamizar el comercio local y que este año se extenderá a los barrios.

Se trata de una experiencia piloto que se llevará a cabo en Pontevedra Leste, Monteporreiro y O Burgo, elegidos por ser zonas de expansión de la ciudad. "Entendemos que hay una densidad de población muy importante y hay mucha familia joven con niños".

"Los barrios demandan desde hace tiempo que también haya actividades para ellos", aseguró al anunciar que se utilizará una carpa itinerante, un pequeño iglú (a menor escala que el que se instalará en plaza de España) con un programa infantil específico para los niños de estos barrios.

El grueso de las actividades volverán a concentrarse en plaza de España, donde se instalará este año una carpa en forma de iglú de 450 metros de superficie. Estará ambientada en el Polo Norte e incluirá actividades infantiles y en general sesiones de animación inspiradas en los esquimales, la pesca inuit etc.

Yoya Blanco invitó especialmente al público familiar a que visite plaza de España y disfrute del programa de ocio, del que destacó "una actividad que va a enseñar a los niños cómo mantener el Polo Norte; vamos un poco más allá dentro de las actividades infantiles".

Un año más, para acceder a la carpa, que abrirá sus puertas el próximo 20 de diciembre, solo se exigirá un ticket de compra del comercio local.

A mayores de la carpa iglú, este año los más animados estrenarán la "tirolina ártica" de 150 metros, ubicada en las inmediaciones y que confía en repetir su éxito. "Es una actividad que tiene muy buen resultado, que le gusta mucho a la gente y que se va a repetir", avanzó la concejala de Promoción Económica.