Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los expropiados de Montecelo tendrán que irse antes del 28 de febrero

Los afectados presentarán alegaciones y esperan seguir negociando con la Xunta. La obra del nuevo hospital afecta a treinta terrenos, cinco viviendas y cuatro negocios

Los afectados firmaron ayer la entrega de sus terrenos y los cheques correspondientes. // Santos Álvarez

Los afectados firmaron ayer la entrega de sus terrenos y los cheques correspondientes. // Santos Álvarez

Los afectados por las expropiaciones del proyecto del Gran Montecelo han firmado la entrega de sus terrenos, locales y casas y han recibido el cheque por ellos ayer, pero no se rinden. Admiten que firmaron porque no les queda otra. Ahora tienen de plazo hasta el 10 de diciembre para realizar las oportunas alegaciones y anuncian que así lo harán y que esperan que la Xunta de Galicia negocie con ellos. Mientras tanto si nada cambia ya se les informó que el próximo 28 de febrero deberán dejar sus hogares y comercios.

Son un total de treinta los terrenos afectados de los cuales 18 son parcelas sin construcciones, cinco viviendas y cuatro negocios. El valor de las expropiaciones se fijó en un principio en 2,5 millones de euros. Finalmente y tras la lucha de los vecinos afectados se elevó hasta los 3,8 millones, una cifra que siguen viendo "injusta".

"Firmamos la entrega pero vamos a seguir luchando", reivindica Amelia Aboal, propietaria de la Floristería Montecelo.

Además señala que "supuestamente nos iban a dar entre 3 y 6 meses" para abandonar los terrenos, "pero el 28 de febrero nos tenemos que ir", una fecha que cree "injusta e insuficiente para encontrar una vivienda de alquiler".

Entre los negocios y viviendas afectados hay varios de la familia Aboal, que se queja de que, aunque las cantidades han aumentado siguen siendo insuficientes. En el caso de Amelia adelanta que por el dinero que le ofrecen no encuentra un local "es una miseria, me cierran el negocio", explica. Por ello, se decanta por buscar trabajo, pero cree que con más de cincuenta años está en una situación muy complicada. "No sé lo que voy a hacer, no quiero ni pensarlo", dice.

Además, Amelia se queja del procedimiento de las administraciones en el que los propietarios han tenido que realizar las gestiones de hipoteca sobre los bancos.

"Se ríen de la gente"

"No pueden actuar con la gente así y reírse de esta manera de ella", se queja enfadada Amelia comparando la situación con la de otras expropiaciones. Piensa en la vivienda de sus padres y en sus familiares, y aunque confirma que harán alegaciones se resignar y admite que toca "empezar a empaquetar".

La lucha comenzó el pasado junio cuando la Xunta hizo público en el Diario Oficial de Galicia el valor de las expropiaciones. Desde entonces los vecinos han reclamado un valor más justo. En agosto se reunieron con la Xunta para renegociar las cuantías, que aumentó en poco más de un millón de euros para el total de las expropiaciones lo que creen "insuficiente". Además se quejan de que en todo momento se han enterado del procedimiento por el DOG o por la prensa.

Compartir el artículo

stats