Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Pontevedra medirá la calidad del aire a través de los líquenes

Un proyecto universitario hará un mapa de la contaminación de la ciudad gracias a una app de participación ciudadana

Evernia prunasti. // Autor: Sergio Pérez Ortega (RJB-CSIC). Liquencity

Evernia prunasti. // Autor: Sergio Pérez Ortega (RJB-CSIC). Liquencity

Los líquenes son una forma de medir la calidad del aire, y Graciela Paz y Eugenia López realizaron ya un estudio de contaminación de Pontevedra gracias a ellos hace 15 años. Ahora estas profesoras de la Escuela de Ingeniería Forestal vuelven a estudiar la calidad del aire a través del proyecto Linquencity, que se hará también en Navarra y Oviedo.

Paz explica que las especies crustáceas de líquenes son las mas resistentes, y las que sí se pueden encontrar en las zonas más contaminadas, "a medida que nos vamos alejando hacia zonas de aire más puro hay más especies y mayor número de ellas". Por ello en este proyecto y con la ayuda de la participación ciudadana y escolares se hará un mapa de las zonas más y menos contaminadas de Pontevedra. De este modo los usuarios podrán subir a una aplicación fotografías de los líquenes que las profesoras del proyecto identificarán y formará dicho mapa, en función de qué especies aparecen en cada zona.

Este proyecto se llevará a cabo durante todo el curso escolar y la aplicación está aún en desarrollo. Cuando esté listas Paz y López harán jornadas con el centro de formación del profesorado para acercar el proyecto a la juventud.

A falta de los datos oficiales, el trabajo de campo previo indica, en comparación con el estudio anterior, que la calidad del aire es mejor, ya que observan más cantidad de líquenes en la ciudad. En este sentido añade que en los últimos años la normativa en cuanto a contaminación ha cambiado y el efecto se ha visto muy claro en ciudades como Londres, donde "donde no había líquenes y ahora vuelve a haberlos".

Además Paz destaca la participación de la sociedad en el proyecto, que ya fue muy alta en la primera fase que tuvo lugar en otras ciudades. "Dentro de la biodiversidad la gente se suele fijar en especies grandes o emblemáticas. Todo el mundo sabe que los osos pueden estar en peligro de extinción, pero todas las especies que están relacionadas y están por abajo las desconocen. Y los líquenes son una parte muy importante en el ecosistema. No se es consciente de lo grave que es que no esté, porque no se sabe cuando desaparece una especie, esta forma parte de redes trópicas y todos los organismos relacionados se van a ver afectados", alega.

Los datos, que estarán para el próximo verano permitirán hacer una comparativa. Además el proyecto Liquencity contó en su inicio con una amplia participación y ha despertado interés desde Latinoamérica y todo apunta a que continúe creciendo en un futuro.

Compartir el artículo

stats