Las condiciones meteorológicas adversas no impidieron que cientos de personas participaran anoche en la procesión en honor a la Virgen de la Merced. Los fieles, procedentes de Poio y de municipios limítrofes, especialmente de Marín, acompañaron a la santa en su recorrido por la PO-308 hasta el monasterio de San Xoán, don de se celebró una misa.

La procesión tuvo tres puntos de partida: la capilla de la Virgen de Fátima de Campelo, la Iglesia de San Roque de Combarro y el antiguo sanatorio de La Merced, en San Salvador, que se encontraron en el cruce de A Seara. Para que las tres pudiesen salir sin problemas y a la hora prevista, las diez de la noche, la Policía Local de Poio activó un dispositivo de seguridad y tráfico en los trayectos que confluyeron en el monasterio.

Una vez allí, el Coro Virxe da Renda recibió a los devotos con una misa de Eucaristía cantada a la que siguió la degustación de rosca y queimada, a disposición de todos los asistentes de forma gratuita, y la verbena amenizada por la orquesta Miramar.

Participaron numerosos vecinos del municipio, pero también de otros lugares de la comarca, especialmente de Marín, pues sus habitantes poseen un vínculo especial con La Merced desde que en 1890 desembarcó en su puerto una talla de la Virgen encargada por los monjes mercedarios que reavivaron el culto religioso en el monasterio de San Xoán de Poio a finales del XIX.

Los monjes benedictinos abandonaron este enclave de oración y reposo en el primer tercio del XIX, lo que hizo del monasterio un edificio vació durante varias décadas. No fue sino a través de la llegada de los mercedarios, responsables de traer a través de Marín la imagen cristiana, que recuperó su vida como lugar de culto y experimentó las posteriores ampliaciones a los largo del siglo XX. Entre ellas se encuentran la Escola de Canteiros y la Escola de Mosaicos.

Hoy, festivo local

En la jornada de hoy, festivo local en Poio,continuarán los actos festivos con la misa de la vendimia al mediodía y a las 19.00 horas se celebrará otra misa, seguida de procesión por los alrededores del atrio, acompañada por la Banda da Escola de Música de Vilaboa y el coro San Xoán de Poio.

El fin de fiesta será a partir de las 21.00 horas con la actuación de la orquesta Marbella.